El Festival de Mérida alcanza las 20.000 entradas vendidas a falta de más de un mes para el inicio de las funciones

El Festival de Mérida alcanza las 20.000 entradas vendidas a falta de más de un mes para el inicio de las funciones

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida cierra su 65ª edición con la adaptación de Tito Andrónico de Shakespeare

La 65ª Edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, la octava consecutiva que gestiona y dirige Jesús Cimarro a través de la empresa Pentación Espectáculos y que se desarrollará entre el 27 de junio y el 25 de agosto, presenta cinco obras teatrales (todas ellas estrenos absolutos), una ópera, dos espectáculos de danza y una zarzuela en el impresionante marco del Teatro Romano.

El de este año es un festival de reencuentros, como el de Concha Velasco, que vuelve, por fin, al escenario emeritense. Igual que José María Pou, Lluis Homar, Fran Perea, Amaia Salamanca, Paco Arrojo, María Isasi, José Troncoso… a quienes recibiremos de nuevo bajo la atenta mirada de la diosa Ceres. Así como a José Carlos Plaza, Mario Gas y Paco Azorín que regresan para poner sus sellos inconfundibles y característicos en el festival. También se incorporan a nuestro firmamento directoras como María Pagés, a la que damos la más cordial de las bienvenidas.

De esta edición destacamos el arranque con cuatro funciones de la ópera Sansón y Dalila, dirigida por Azorín, la música en directo de la Orquesta y Coro de Cámara de Extremadura y la presencia en escena de más de 400 personas de asociaciones como Plena Inclusión, ADABA, ONCE, Secretaría del Pueblo Gitano, Down Extremadura, FEDER, COCEMFE, APNABA, FEXAS. Junto con la ópera, las apuestas por la danza de la mano de Rafael Amargo y su Dionisio (16 y 17 de julio) y la Antígona dirigida por María Pagés a cargo del Ballet de Víctor Ullate (del 19 al 21 de julio) representan la programación más internacional, pensada para atraer a público de fuera de nuestras fronteras. Internacional es también la coproducción con el Festival Internacional de Artes Escénicas de Uruguay y el Festival Marco Sur de Argentina de Pericles, príncipe de Tiro, de William Shakespeare, dirigida por Hernan Gené, del 10 al 14 de julio.

Un texto original de Ernesto Caballero, Viejo amigo Cicerón, protagonizada por José María Pou bajo la dirección de Mario Gas (del 3 al 7 de julio); Prometeo, con Lluis Homar, dirigido por José Carlos Plaza (del 24 al 28 de julio). Y Metamorfosis, con Concha Velasco, dirigida por David Serrano (del 31 de julio al 4 de agosto y del 7 al 11 de agosto) llenarán de estrellas el teatro de Mérida.

Las propuestas extremeñas a la 65 edición son la zarzuela La corte del faraón, dirigida por Ricard Reguant (del 14 al 18 de agosto), y otro Shakespeare, Tito Andrónico, dirigido por Antonio C. Guijosa, con José Vicente Moirón, entre otros (del 21 al 25 de agosto).

Y, por último, destacable es también la consolidación de las otras tres sedes oficiales del festival: Medellín, Regina y Cáparra, y la oficiosa del festival Off, en el Templo de Diana. Este año, además, se ha celebrado el Festival de Mérida en Madrid con las representaciones de La loca, loca historia de Ben-Hur en el Teatro La Latina e Hipólito, La Bella Helena, Nerón y Viriato, en el Teatro Bellas Artes.

Llega la 65ª Edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida

La 65ª Edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, la octava consecutiva que gestiona y dirige Jesús Cimarro a través de la empresa Pentación Espectáculos y que se desarrollará entre el 27 de junio y el 25 de agosto, presenta cinco obras teatrales (todas ellas estrenos absolutos), una ópera, dos espectáculos de danza y una zarzuela en el impresionante marco del Teatro Romano. 

El de este año es un festival de reencuentros, como el de Concha Velasco, que vuelve, por fin, al escenario emeritense. Igual que José María Pou, Lluis Homar, Fran Perea, Amaia Salamanca, Paco Arrojo, María Isasi, José Troncoso… a quienes recibiremos de nuevo bajo la atenta mirada de la diosa Ceres. Así como a José Carlos Plaza, Mario Gas y Paco Azorín que regresan para poner sus sellos inconfundibles y característicos en el festival. También se incorporan a nuestro firmamento directoras como María Pagés, a la que damos la más cordial de las bienvenidas. 

De esta edición destacamos el arranque con cuatro funciones de la ópera Sansón y Dalila, dirigida por Azorín, la música en directo de la Orquesta y Coro de Cámara de Extremadura y la presencia en escena de más de 400 personas de asociaciones como Plena Inclusión, ADABA, ONCE, Secretaría del Pueblo Gitano, Down Extremadura, FEDER, COCEMFE, APNABA, FEXAS. Junto con la ópera, las apuestas por la danza de la mano de Rafael Amargo y su Dionisio (16 y 17 de julio) y la Antígona dirigida por María Pagés a cargo del Ballet de Víctor Ullate (del 19 al 21 de julio) representan la programación más internacional, pensada para atraer a público de fuera de nuestras fronteras. Internacional es también la coproducción con el Festival Internacional de Artes Escénicas de Uruguay y el Festival Marco Sur de Argentina de Pericles, príncipe de Tiro, de William Shakespeare, dirigida por Hernan Gené, del 10 al 14 de julio. 

Un texto original de Ernesto Caballero, Viejo amigo Cicerón, protagonizada por José María Pou bajo la dirección de Mario Gas (del 3 al 7 de julio); Prometeo, con Lluis Homar, dirigido por José Carlos Plaza (del 24 al 28 de julio). Y Metamorfosis, con Concha Velasco, dirigida por David Serrano (del 31 de julio al 4 de agosto y del 7 al 11 de agosto) llenarán de estrellas el teatro de Mérida. 

Las propuestas extremeñas a la 65 edición son la zarzuela La corte del faraón, dirigida por Ricard Reguant (del 14 al 18 de agosto), y otro Shakespeare, Tito Andrónico, dirigido por Antonio C. Guijosa, con José Vicente Moirón, entre otros (del 21 al 25 de agosto). 

Y, por último, destacable es también la consolidación de las otras tres sedes oficiales del festival: Medellín, Regina y Cáparra, y la oficiosa del festival Off, en el Templo de Diana. Este año, además, se ha celebrado el Festival de Mérida en Madrid con las representaciones de La loca, loca historia de Ben-Hur en el Teatro La Latina e Hipólito, La Bella Helena, Nerón y Viriato, en el Teatro Bellas Artes.

Carne Cruda, no hay que oírlo hay que verlo

Carne Cruda, no hay que oírlo hay que verlo

Como cronista de teatro llevo ya vistas cientos de obras, comedias, dramas, monólogos, musicales, infantiles, conciertos, magia, espectáculos de calle, circo, teatro negro, títeres, “impros”, cabaret, incluso cine y exposiciones. Pero, hasta ahora, no había asistido a un programa de radio. Bueno, asistir sí, no solo como oyente, sino como entrevistado e incluso llegué a participar como colaborador, hace la intemerata de años, en un programa que se llamaba Orejas de burro allá de cuando existía Radio Juventud en Diego de León. Pero como cronista de teatro (o espectáculos) no. (más…)

5 cosas que no sabías sobre los Harlem Globetrotters, ¿te los vas a perder?


Como hace ya unos cuantos años, los Harlem Globetrotters vuelven a visitarnos en Madrid con sus maravillosos números de acrobacia deportiva en los que, tanto los más pequeños de la casa hasta los adictos al dominó y al cinquillo, disfrutan como si todos estuviesen en un limbo de diversión, deportividad, buen ambiente y expectación.
Los trotamundos del baloncesto, que llevan desde los años 20 con sus espectaculares mates, bromas a los árbitros, triples desde el otro lado del campo y acrobacias de todo tipo que podrás ver en el show de los Harlem Globetrotters de Madrid, en el WinZin Center el próximo domingo 13 de mayo.
Con motivo de su visita, queremos hacer una recopilación de curiosidades a cerca de este mítico equipo.
(más…)

Los espejos de don Quijote, el caballero preso

Siempre hay que congratularse de que un nuevo espacio escénico asiente sus tablas en el panorama teatral. Aunque sea en forma de carpa, y con el inconveniente de que, de vez en cuando, se oigan los ruidos de la calle. Pero si ese nuevo escenario se llama El Corral de Cervantes y además nos representan Los espejos de don Quijote, el espectador, como amante del teatro, no puede sentirse más satisfecho.
Bueno, sí. Cuando además la obra que se está viendo es una delicia de texto. Un texto de palabras que se intercambian unos ficticios Shakespeare y Cervantes en la celda donde don Miguel está preso y comienza su impresionante novela, la mejor de todos los tiempos. Hay un juego dialéctico impecable. Un ten con ten entre dos monstruos de las letras, en el supuesto de que se hubieran encontrado en algún momento. Y un viejo carcelero que quiere ser Sancho. Y una Dorotea real que será Dulcinea en su momento. Pero también está el espíritu de Hamlet y el amor de Romeo.
 
Realidad y ficción. Fantasía y juego. Penalidades de escritor que se considera un fracasado en el teatro y aún no ha olido las mieles del éxito. Y, enfrente, el poeta inglés que se refleja en sus ideas, en su creatividad, en sus versos. He disfrutado de lo lindo con esta comedia que podría haber sido Lopesca y hubiera cerrado el círculo concéntrico.
Escrita y dirigida por Alberto Herreros, se disfruta con embeleso. Y la interpretan de maravilla José Manuel Seda, en un Cervantes que, a pesar de su desvalimiento, no pierde el sentido de la realidad ni el humor ni el ingenio ni la desesperación ni el contento. Daniel Moreno, como Shakespeare, irónico y despierto, sagaz, inquieto, noble, caballero. Pedro Miguel Martínez que sabe darle la vuelta a su carcelero y convertirlo de huraño en entrañable escudero. Y Ana Crouseilles, sensual, contrapunto de musa de ensueño, sensible, realista, reflejo del pueblo.
Se me hizo corta. Pasé una velada fascinado por la grandeza de estos personajes, que si bien es cierto que no se conocieron pudieran haberlo hecho. Y eso los convierte en teatro, en poesía, en espejos. Bienvenidos al mundo de lo imaginado y de la locura del caballero.

Autobiografía de un yogui, la luz del universo

La luz. Trascendiendo toda dimensión. La luz que traspasa todos los ámbitos. Luz, amanecer, hasta en la oscuridad se ven mejor las estrellas. Cine, teatro, filosofía, una forma de ver la vida, universo.
Según Rafael Álvarez ‘El Brujo’, y en palabras de Yogananda Paramhansa, contándonos su historia, todo es espectáculo. Incluso la realidad se asemeja al cine, o viceversa. Y las cosas son luz y sombra a la vez, los hijos son hijos de la luz, es la sabiduría completa. Aunque cada uno lo vea de una manera. Todo proviene de la luz, si no hay luz es la nada.
El Brujo nos va desgranando la Autobiografía de un yogui, intercalando su propia experiencia. Como hace siempre. Pero hoy le pone, quizás, más filosofía, pensamientos más intrincados, amalgama de experiencias un tanto místicas, inexplicables, de la mente desconocida. Y con esas pizcas de su propia sabiduría y experiencia, nos transporta entre risas a la meditación y la espiritualidad de la búsqueda de una existencia infinita.
Y para hablar como lo hace Rafael Álvarez, hay que saber estar mucho tiempo en silencio. Haber leído y sentido, haber observado, haber soñado, haber descreído.
Nos habla de tantos pensamientos y tantas ideas que, en ocasiones, perdemos el hilo. Pero afirma con su magnífica y modulada voz que siempre hay una conexión entre acontecimientos y las cosas ocurren por algo y no por simple casualidad. Que, al fin y al cabo, la ciencia es un relato que solo puede ser interpretado con mayor o menor fortuna, que el pensamiento debe hacerse visible, porque desde el personaje que nos cuenta, se pregunta qué existe más allá de la oscuridad cuando cerramos los ojos.
Por eso este espectáculo es sobre la luz, las figuras y todo lo que conocemos emerge de la oscuridad como una visión de la luz, los sueños, la tranquilidad, la quietud de espíritu, y la concordancia de ideas, porque lo único real es la luz, según el maestro. Según los dos maestros. El actor, grande, impresionante, inmenso, y el autor indio embutido en su cuerpo, que nos cuenta con gracia y desparpajo, con sabiduría y conocimiento, ciertos misterios que están en la luz del universo.

Bitnami