Así que pasen cinco años. Atalaya teatro. TNT. Sevilla.

Así que pasen cinco años. Atalaya teatro. TNT. Sevilla.

Vi este montaje hace tres años. En el teatro Valle Inclán de Madrid. Pero lo he vuelto a ver en Sevilla el viernes 16 de noviembre en la sede la compañía. Podría no escribir la crónica. Suscribo todo lo que dije en aquel entonces. Pero lo he visto de nuevo con otros ojos, como si no me acordara. Pero sí lo recordaba. Fue un montaje impactante, que no dejaba indiferente. Con la garantía y seriedad de quien pone respetuosamente un texto de Lorca, intentando escudriñar en su yo más hondo. Porque así trabaja Ricardo Iniesta desde su Atalaya de Centro de Investigación Teatral, con la solvencia y profundidad de los trabajos bien hechos, bien presentados, bien estudiados, bien emocionados.

(más…)

Tres sombreros de copa

Tres sombreros de copa

Miguel Mihura tardó 20 años en estrenar Tres sombreros de copa. Teatro calificado del absurdo que no lo es tanto. Lo cierto es que sí se adelantó a su tiempo. Fue un joven Gustavo Pérez Puig el que se atrevió a ponerlo en escena en 1952, cuando la obra estaba escrita en 1932. Desde entonces se han sucedido infatigablemente las puestas en escena del ya clásico del humor, de la peculiaridad del autor, de la sociedad rígida y encorsetada a la libertad de expresión, a la llamada de atención sobre los convencionalismos imperantes y la vanguardia escénica que se truncó con la llegada de la guerra civil y la posterior comedia de alcanfor del régimen dictatorial.

(más…)

Tarambana Escribana

Tarambana Escribana

Versos, poemas, canciones, poesía, palabras y música en el aire de otoño.

El otoño ha comenzado con poesía en un escenario. Ha salido de los libros, se ha instalado en las voces de sus autores y ha llegado a los oídos de los espectadores.

En la Sala Tarambana se vivió el domingo 3 un momento de dos horas de versos y canciones. De silencio y matices con los poemas y los versos.

(más…)

Yerma, Guindalera

Yerma, Guindalera

Yerma de llanto infecundo, Yerma de amor desbordado, Yerma de lucha interior que no encuentra la vida en su organismo.

Yerma, deseo frustrado, tu odio crece al tiempo que tu cuerpo perece.

Yerma, llama sin rescoldo, sabor amargo de ceniza en tu boca, en tus ojos, en tus manos crispadas implorando un pajarillo.

(más…)

Bitnami