SUEÑOS DE UN SEDUCTOR

SUEÑOS DE UN SEDUCTOR

Se me ha aparecido la figura de Humphrey Bogart. Y la de Woody Allen. Y la de Diane Keaton. No importa que no se parezcan físicamente. En los sueños, sabemos quiénes son los personajes que se nos aparecen aunque no les veamos nítidamente la cara. En los sueños también hay incoherencias y saltos en el marco narrativo, y no le damos importancia. O sí, pero se nos olvida. Y si esos sueños son los Sueños de un seductor, sin querer serlo, repleto de dudas, de inseguridades, de miedo a la soledad, de baja autoestima, acabamos diciendo que los “sueños, sueños son”. Pero entonces, el sueño se convierte en un buenísimo guion lleno de guiños al cine, a la comedia de carácter, a la comedia de figurón, al enredo teatral, a las comedias urbanas de Lope de Vega, a la realidad personal de cada uno cuando nos imaginamos (o somos) protagonistas de hechos que solo recordamos en las películas. Todos quisiéramos tener ese amigo sardónico que nos dice al final de la historia, “presiento que este es el inicio de una gran amistad”, o “siempre nos quedará París”, o “play it again, Sam”.

(más…)
RESISTIRÉ, el musical

RESISTIRÉ, el musical

Resistiré, cuando pierda todas las partidas, cuando la enfermedad me cercene y me deje para el arrastre, no perderé a mis amigos, no perderé la ilusión de saber que me has querido y que quiero con toda la intensidad de las estrellas en la noche.

(más…)
Bitnami