Adiós, Arturo. La Cubana

Adiós, Arturo. La Cubana

No estamos preparados para la muerte. Siempre nos viene muy mal morirnos. Siempre hay cien mil cosas que hacer.

Y cuando eso sucede, ¡qué lata! Para los que se quedan, claro. Que si herencias, que si ausencias, que si echarse de menos, que si desmantelar las casas, que si nos has dejado solos, que si el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

En Adiós Arturo, lo bueno que tiene, es que la vida está muy presente. Es un funeral. Y nos sorprende. No hay luto. Solo el de la familia estrambótica que todos van a lo que quieren. Lo demás, es un homenaje a ese personaje de cien años que se hizo querer, porque fue sorprendente.

Vienen a darle su Adiós de todas partes del mundo. Mandatarios y jeques. Pobres y ricos, asociaciones y toda clase de gente. Era un filántropo, un espécimen diferente.

Como no hay funeraria que quiera hacerse cargo de un velatorio con música y canciones, con chistes y bailes, con personajes e intérpretes, se lo tienen que encargar a La Cubana, que lo mismo montan que desmontan, que son sorprendentes, que cantan bien, que bailan, que se transforman en un periquete.   

Y el público, totalmente interviniente. Esperamos recibir la herencia con grandes alicientes. El del humor, el del ritmo, el del colorido en los vestuarios, el de la originalidad en el guion, el de teatro, el de la vida alegre.

Desde la entrada de la calle, los miembros de La Cubana hacen que nos sintamos en un velatorio diferente. Nos ofrecen pastas, nos ofrecen trajes, nos ofrecen ser otros  y plantearnos la vida y la muerte intensamente.

Siendo solamente diez intérpretes, representan al menos, cienes. Son sopranos, transformistas, notarios, stripper, bailarines, mimos, vecinos, parientes, y toda clase de gentes.

Jordi Milán dirige esta bendita locura de muerte. Y se divierten y nos lo hacen pasar a nosotros de rechupete, Nuria Benet, Jaume Baucis, Montse Amat, Toni Torres, Toni Sans,… un elenco de sobresaliente.

Vayan ustedes  a dar su último adiós a Arturo Cirera, porque se lo merece.

La jaula de las locas

La jaula de las locas

Espectáculo de cabaret a lo grande. Para contarnos una historia de tolerancia. De libertades. A pesar de que se habla de jaula. La jaula de las locas. No tan locas, nada de rejas.

Ya desde el principio se hacen con el público. Buenísimo sonido de música en directo. Excelentes voces. Inmejorables interpretaciones.

Son lo que vemos. No ocultan nada, quieren agradar, es cierto. Pretenden, más que transgredir, reivindicar una opción (o más) de forma de vida. De no andarse con pacatuderías. Son lo que son. Y al que no le guste que tome otro sendero. Nadie hace daño a nadie.

El simple argumento es solo una excusa, un hilo conductor, donde se refleja primero que hay intentar ocultar, después disimular para, finalmente, hacerse grande mostrando todos los sentimientos descarnadamente, desnudarse sin recato, desmelenarse,… una historia sencilla para decir que la vida hay que vivirla, y cantarla, y bailarla, si es preciso.

Amar el sol de mediodía, pero también la luna noctámbula de salas de fiesta y cabarets. Romper, de una vez por todas, con prejuicios de identidad, de ocultar sentimientos, con armarios cerrados, con convencionalismos sociales de años atrás, que parecen siglos.

Ángel Llácer dirige e interpreta con desparpajo, sensibilidad, cariño, humor,… este mítico montaje de los años 80. También se llamó La jaula de los grillos, pero igual podía haberse titulado el deseo de ser uno mismo, o la gayola de las irreflexivas, amor loco y loco amor, o vaya usted a saber. Le da, impecablemente, la réplica Iván Labanda y todo el elenco de hasta 22 artistas en escena.

Lo que interesan son las canciones, las coreografías, una escenografía espectacular, un vestuario de luz y alas, la implicación con el público (aquí yo sí suprimiría hacer subir a ciertas personas sacadas de entre los espectadores, por innecesario, aunque a la postre resulte divertido), la necesidad de ser libres.

Esa libertad de la que hablábamos al principio donde, por más jaulas que les pongan, serán capaces de escaparse y revolotear al son que mejor suena.

LA VUELTA AL MUNDO EN 8 MUSICALES

LA VUELTA AL MUNDO EN 8 MUSICALES

Te proponemos hacer turismo sin salir de España

¿A quién no le gusta viajar? Comprar billetes, hacer las maletas, planificar recorridos y luego lanzarse a la aventura, vivir experiencias diferentes, soltar el lastre de la rutina… Viajar sin duda es la mejor manera de desconectar, dejar atrás las angustias y disfrutar del presente. Aprovechando el Día Mundial del Turismo, entradas.com te propone una vuelta al mundo para que experimentes esa mezcla de nerviosismo e ilusión que provoca el conocer nuevos destinos pero sin necesidad de que te muevas de la butaca:

Si te mueres por visitar San Petersburgo y sus palacios extravagantes

Se puede decir que San Petersburgo es como una matrioska porque cada una de sus capas, a poco que uno arañe, esconde otra. Es una ciudad perfecta para caminar entre avenidas inmensas, palacios imperiales extravagantes, museos espectaculares, teatros de primera, fortalezas y catedrales de colores. Si quieres sumergirte en la Rusia imperial, sin duda alguna el musical de Anastasia es una manera perfecta para hacerlo. Gracias a la escenografía y al vestuario de los personajes sientes cómo viajas de la mano de Anastasia Nikoláyevna -la duquesa que escapó de la ejecución de su familia a manos del ejército bolchevique-  a la época más deslumbrante (y también más oscura) de la Rusia posrevolucionaria, llena de miseria, hambre y represión, y al París de los felices años 20 del jazz y el charlestón sin moverte de la butaca.

Déjate llevar por la sabana africana y sus fascinantes animales

¿Quién no se ha sentido alguna vez tentado por hacer un safari y disfrutar de la sabana africana, de sus bellos paisajes y de sus animales salvajes? Si queremos ir abriendo boca y hacernos una idea de lo que encontraremos si viajamos hasta Kenia, podemos hacerlo gracias al musical de El Rey León. Con su sorprendente y colorida puesta en escena y gracias al vestuario, el Rey León transporta al espectador al exotismo africano, con evocadoras músicas y con un reparto africano que dota de autenticidad a cada uno de los personajes convertidos en fascinantes animales.

Conoce Reino Unido de otra manera: bailando

Londres ha estado, está y estará de moda. Aunque a simple vista parezca una ciudad con mal tiempo, sombría y vanidosa, tiene algo que atrae poderosamente a todo el que la visita. Si a ti también te ha picado el gusanillo británico, te recomendamos que lo descubras de la mano de Billy Elliot, el musical. El joven protagonista te llevará a su pueblo natal, en el norte de Inglaterra donde vivirás junto a él el ambiente machista y los convencionalismos de una sociedad que envía a las niñas a clase de ballet, y a los niños a aprender a boxear, y donde verás una comunidad paulatinamente destrozada por el envite de la entonces primera ministra Margaret Thatcher. Junto a Billy acabarás viajando hasta Londres, donde serás testigo de su talento innato para el ballet y donde disfrutarás de su actuación en la Royal Ballet School.

Un viaje musical a Persia

Irán es uno de esos países que fascina y deja con la boca abierta. Viajar hasta allí es una experiencia que sorprende, y lo hace por todo: por la hospitalidad y amabilidad de su gente, por sus bellos paisajes y por sus impresionantes obras de arte. Déjate sorprender por la Persia del siglo XI, por su desierto y por el mágico mundo de Ispahán a través de El Médico. La magia de su vestuario, diseñado por Lorenzo Caprile y compuesto por más de 300 piezas repletas de elementos y detalles acordes con la época, y su gran escenografía te hacen pasar del sombrío Londres del siglo XI al mágico mundo de Persia para vivir las aventuras del protagonista, dispuesto a cruzar medio mundo para convertirse en médico.

Un paseo romántico por la ciudad Nueva York

Si te apetece retroceder en el tiempo y descubrir el Nueva York de los años 50, sin duda alguna tienes que ver West Side Story, un musical que transporta el Romeo y Julieta de Shakespeare al  barrio oeste de la Gran Manzana, en donde dos jóvenes enamorados se ven atrapados por el enfrentamiento de los americanos Jets y los puertorriqueños Sharks. Su lucha por sobrevivir en un ambiente de odio, violencia y prejuicios da forma a una de las historias más emocionantes y bellas del teatro musical, y que harán que te sumerjas de lleno en la época.

Descubrir cada rincón de un castillo en Transilvania

Transilvania es un lugar evocador, con montañas sorprendentes, iglesias fortificadas, oscuras aldeas y castillos góticos como el que por ejemplo hereda de su abuelo el joven neurocirujano Frederick Frankenstein. Para viajar hasta él no te puedes perder El Jovencito Frankenstein, una comedia musical que narra cómo su protagonista, cuando llega al castillo, descubre las investigaciones de su antecesor y conecta de lleno con sus ideas dando comienzo a una comedia de enredos llena de chistes y situaciones hilarantes.

Un viaje nocturno por Saint Tropez, la ciudad de las estrellas

Sus callejuelas, su ciudadela con vistas increíbles del golfo, un mercado provenzal tradicional con puestos de pescado fresco, playas de arena fina, un ambiente acogedor en las terrazas de los bares y unas veladas que se terminan al alba. Si quieres viajar y vivir una noche en Saint Tropez, debes hacerlo de la mano de los protagonistas de La jaula de las locas, Albin y Georges, propietarios del club nocturno “La Cage aux Folles” cuya  vida en pareja se ve totalmente alterada por una noticia inesperada. ¿Te atreves a vivir con ellos un divertidísimo desenlace?

Descubre Jerusalén de la mano del mayor influencer de todos los tiempos

¿Quién mejor que Jesús de Nazaret para descubrirte Jerusalén? Es una de las ciudades más antiguas del mundo, y eso impone. Sus calles ocultan siglos de historia y sus atractivos son tantos y tan variados que abruma. Para adentrarte de lleno en la capital de Israel, te proponemos ver 33 elmusical. Cuenta la historia del mayor influencer de todos los tiempos, Jesús de Nazaret, pero contada de una manera innovadora que impactará tus sentidos a través de la emoción, la espectacularidad, el drama, la magia y el humor. Su escenografía impactante y su vestuario atemporal te harán salir de Occidente y te llevará directo a Galilea.

Billy toca el cielo de Madrid en su tercer año en cartel

Billy toca el cielo de Madrid en su tercer año en cartel

El telón de Billy Elliot: el musical se levanta por tercer año consecutivo en la capital. El Nuevo Teatro Alcalá ya está preparado para seguir sumando espectadores a los más de 600.000 que ya han disfrutado del espectacular montaje. Una temporada que promete brillar más que nunca y muestra la madurez de uno de los musicales más longevos de la capital.

Para quien no lo sepa, el musical narra la historia del joven Billy, nacido en una ciudad del norte de Inglaterra en la que los hombres trabajan en la mina y practican el boxeo. Pero Billy es diferente. Criado por un padre viudo, a Billy no le gusta el boxeo y queda cautivado por el mundo del ballet. Su determinación por alcanzar sus sueños devuelve la unión a su familia y la fe a una comunidad devastada por el final de la industria minera británica.

He podido vivir en primera persona la extraordinaria evolución del musical, que ha ido creciendo año a año en calidad. Todavía recuerdo la piel de gallina durante el cuerpo a cuerpo dialéctico entre los enormes Carlos Hipólito y Adrián Lastra en pleno conflicto con los piquetes mineros cuando fui a ver por primera vez la obra en Madrid, que lleva en cartel desde octubre de 2017. Tres años después, ese estremecimiento no solo no ha desaparecido sino que se acentúa con las actuaciones del premio Goya José Luis Torrijo y la joven promesa Adam Jezierski. Mismo escenario, nuevas caras, pero la misma emoción, con esa madurez que otorgan 3 años de rodaje del espectáculo.

Una de las peculiaridades más bonitas de este musical es ver crecer y renovar al personaje central del musical: Billy, así como sus jóvenes compañeros de escena que, por exigencias del guion y por pura naturaleza, tienen que ir cambiando regularmente a medida que los niños van creciendo. Todos ellos han pasado años formándose en la Escuela Billy Elliot, donde practican disciplinas como ballet, canto, claqué y acrobacias. Yo he podido disfrutar de Diego Rey en 2017 y de Alonso Fernandez en la tercera temporada. Cada uno de ellos demostrando un talento y una emoción admirables para su corta edad. Una profesionalidad que se extiende a todo el elenco infantil (especial mención merece mi personaje favorito: Michael, que fue interpretado por un brillante Álvaro de los Santos en esta tercera temporada).

No todo el elenco es nuevo; otras caras repiten, como la impecable Natalia Millán, que lleva años entusiasmándonos a los espectadores desde su Sally Bowles en Cabaret hasta la inolvidable Velma Kelly en Chicago. Pero sin duda, me quedo con su interpretación en un papel complejo como es la Señorita Wilkinson, que ha hecho crecer a lo largo de estos años en los que se ha metido en su piel.

20 años de idilio entre carbón y tutús

El año que viene se cumplen 20 años del estreno de la obra maestra de Stephen Daldry, encarnado por un inspirador Jamie Bell. Ya entonces quedé cautivado con la simplicidad y la fuerza de la historia de Lee Hall. Me gustó tanto que en el año 2008 me presenté con recelo en el patio de butacas del Victoria Palace Theatre de Londres dispuesto a ver la versión musical de una de mis películas favoritas (ya se sabe: miedo a las expectativas). Tuve la suerte de ver a Tom Holland en el papel de Billy (actor que ahora triunfa en Hollywood de la mano de la saga Spider Man) y todos mis temores se disiparon al ver la maestría con la que se ha llevado a las tablas el texto, con la música envolvente e inspiradora de Elton John.

En definitiva, he visto el musical en tres ocasiones y espero volver a verlo muchas veces más, dispuesto a seguir disfrutando del talento de unos jóvenes que nos transmiten esa ”electricidad” que siente Billy cuando baila y que, como nos recuerda su madre, nos invita a ”no dejar nunca de soñar”.

Las entradas para la tercera temporada de Billy Elliot: el musical ya están disponibles.

BILLY ELLIOT, por segunda vez

BILLY ELLIOT, por segunda vez

Los buenos espectáculos hay que saborearlos dos veces. Hay que escuchar las voces internas, anhelar como Billy Elliot, sentir la emoción de la lucha, adentrarse en las buenas canciones, las coreografías, el montaje escénico,… pero para no perderse nada y deleitarse completamente hay que verlo, al menos, dos veces. O más.

Billy Elliot nos transporta a otra dimensión. Nos presenta la vida duramente y, al mismo tiempo, lo hace con grandes dosis de humor. Y mucha, mucha sensibilidad.

Hay en el escenario y en el ambiente, poesía. Lo especifica el propio protagonista cuando cuenta qué siente cuando baila. Se siente libre. Se siente volar. Se siente eléctrico. Como si el cuerpo no pesara. Nube en el cielo.

Aunque hay heridas también. Una huelga que mata de hambre y mala sociedad a los mineros. Hay incomprensión en los deseos. Hay frustración en lo que no se puede conseguir. Hay crítica y enfrentamientos.

Las coreografías entre policías y obreros son magníficas. Todos los intérpretes sobresalen como el fuego. Desde el joven Elliot, en esta ocasión interpretado por Alonso Fernández, pero estoy seguro que cualquiera de los otros cinco chicos que están preparados para otras funciones  estarán espléndidos. Dirigidos por David Serrano, todo el elenco se mueve al ritmo de la música de Elton John y asistimos solidarios a la crisis de los mineros.

Luz y poesía en este maravilloso musical. Miradas de agua y sonrisas tiernas. Corazones palpitantes y solemne decorado que no escatima medios.

La música en directo y las canciones, los bailes, el vestuario, todo al detalle, se consolida con una gran historia que no deja indiferente, que es el reflejo de muchos sentimientos.

Es un espectáculo soberbio. Que hay que ver dos veces. O tres, o cuatro. Para disfrutarlo al máximo, para ver la claridad en los espectáculos musicales, para encontrarse con uno mismo pidiendo la palabra, la libertad, los derechos, los sueños cumplidos. O, simplemente, para disfrutar del momento.

Consigue entradas para el musical Anastasia por 25€

Consigue entradas para el musical Anastasia por 25€

La historia de Anastasia Romanov se convirtió en un cuento de Disney que capturó a innumerables niños, que conocieron la película y crecieron con ella. Como de tantas otras historias de Disney, se ha adaptado la historia a musical. En este artículo te hablamos del musical de Anastasia que se representa en Madrid y de un sorteo en el que puedes ganar entradas para ver una función por solo 25 €.

Cómo participar en el sorteo de entradas

Esta oleada de sorteos comienza el martes 3 de septiembre, así que a partir de este día tendrás la oportunidad de ganar entradas para ver Anastasia, el musical por solo 25 €. Se trata de entradas que te aseguran asientos muy bien ubicados, para que puedas disfrutar de todo el espectáculo a la perfección y no te pierdas ningún detalle. 

Esta lottery de entradas es una oportunidad magnífica y que se repetirá cada día que haya función. Es decir, a partir del martes 3 de septiembre, todos los días que esta obra se represente se llevará a cabo el sorteo de varias entradas. Si quieres participar en esta lottery y tener la oportunidad de ser uno de los afortunados, tienes que presentarte en la puerta principal del Teatro Coliseum dos horas antes de la función. 

En el hall del teatro se llevará a cabo un proceso de registro en el que tendrás que completar un formulario con tus datos principales, seleccionando la opción de ganar una o dos entradas, y la función a la que quieras asistir (solo en el caso de que ese día se hagan dos representaciones). Debes ser puntual y no llegar tarde al punto de encuentro, ya que el formulario de registro solo permanecerá abierto durante 30 minutos.

Si resultas el ganador de alguna entrada, debes presentarte en la taquilla del teatro con tu DNI o pasaporte, y así es como podrás adquirir las entradas por solo 25 €.

El musical de Anastasia en Madrid


Este musical de Broadway, donde fue estrenado el 23 de abril de 2017 en el Broadhurts Theatre de Nueva York, llegó a Europa por primera vez en la ciudad de Madrid la pasada temporada, consiguiendo 7 galardones de los Premios del Teatro Musical celebrados en junio de 2019 en Madrid, entre ellos el de Mejor Musical , convirtiéndose en el musical más aclamado por la crítica y público, y que ahora comienza su segunda temporada.

Se trata de una gran obra musical que ha recibido muy buenas críticas, tanto del público como de expertos de periódicos como The New York Times o Variety, entre otros.

Es un espectáculo basado en un libreto escrito por Terrence McNally, guionista, y dirigido por Darko Tresnjak. Como no podía ser de otra forma, este musical cuenta con algunas de las canciones principales de la película animada de Fox, de 1997, aunque también tiene muchos otros temas originales y nuevos, escritos por la letrista Lynn Ahrens y el compositor Stephen Flaherty.

Algunos de los actores principales que participan en este musical son: Jana Gómez, dando vida a Anastasia, una joven de 22 años, hija del actor Javier Arroyo y de la bailarina Ana Tresserra; Íñigo Etayo, que interpreta a Dimitry; Silvia Luchetti, que da vida a la Condesa Lily; y JoséNavar, quien hace el papel de Cover de Vlad.

Con representaciones cada día en el Teatro Coliseum de Madrid, este musical tiene un horario de martes a viernes a las 20:30 horas; los sábados a las 18 y a las 22 horas; y los domingos a las 20 horas. Consigue tus entradas y ¡no te quedes son verlo!

Algunas curiosidades del musical

Como curiosidad, te comentamos que cada día más de 100 personas trabajan en este musical para que todo salga perfecto, contando a los actores, los técnicos, los músicos y los gerentes. Además, la escenografía costó mucho de montar, ya que el material pesa más de 75 toneladas y algunas piezas son muy grandes. 

Asimismo, no te creerás que el cambio de vestuario más rápido sucede en tan solo 30 segundos,¡imagina el trabajo que hay detrás!

Un total de 125 trajes, nada más y nada menos, salen a escena durante toda la representación del musical. El vestuario es muy importante y 16 talleres de Reino Unido, Alemania, Holanda y España participaron en su realización. También es necesario hablar de las 85 pelucas que aparecen, todas peinadas con mucho esmero y hechas de pelo natural, con hasta 4 semanas de confección, ya que están hechas a medida de los actores y pelo a pelo.

Por último, en el musical de Anastasia participan 13 músicos que tocan un total de 25 instrumentos durante la representación de la obra.

En definitiva, el musical de Anastasia en Madrid es la ocasión perfecta para que todos aquellos amantes de esta historia puedan vivirla de una forma cercana y emocionante, con interpretaciones que te pondrán la piel de gallina y canciones que te harán volver atrás en el tiempo.¡No pierdas la oportunidad de conseguir las entradas por solo 25 €!


Bitnami