Santísima Trinidad que estás en el Heaven, perdón, en el cielo, llévame contigo a tu lugar. O déjame aquí que disfrute de mis amantes, de mi poliamor, de mi música que es un encuentro, no me dejes oír el susurro de tu voz, mientras ocultes los misterios, que para eso son misterios por otra parte, pero déjame disfrutar de la vida terrenal que la celestial es desconocida y puede darme miedo. Aunque en él ya estén Michael Jackson o Lola Flores, la faraona. 

Joaquín Gómez y Alfonso Albacete, del equipo de Vita Brevis, nos proponen un divertimento de musical y teatro donde se cuestionan, o se exponen, o se reflexiona sobre si hay más allá de la vida, si hay un nuevo Mesías ¿qué sucedería?, si también hay errores en las decisiones celestiales, que es lo mismo que decir si está el destino escrito y asignado para cada uno, si realmente la luz es el paraíso y el infierno la oscuridad, y si la esperanza es lo último que se pierde.

obra-heaven

Bueno, todas estas cuestiones me las planteo yo. En realidad lo que veo es un musical con unos excelentes músicos, Old Coin, y unos intérpretes que bregan por cantar, actuar, interaccionar, y ser espíritus siendo corpóreos. Ellos y ellas son  David Mora, María Gálvez, Nic Saura e Iris Gutiérrez, que defienden bien sus personajes, que atraen y transmiten y se acercan. 

Cielo, Heaven, canción y teatro, “cielo es un lugar donde nunca pasa nada”, pero sí pasa, también Bryan Adams canta al heaven, “encuentro difícil de creer que estamos en el cielo”, y el cielo eres tú en mis brazos, y el cielo es el mar que se ha quedado a nivel de horizonte, y el cielo es el aire que respiro y no quiero ir hasta que no me toque, y el cielo es mi mano cogiendo la tuya, y te ayudaré en tu silencio cuando te ausentes.

De momento, le canto al cielo, supongo y me divierto porque hago teatro y música, y calmo la ansiedad con religión o sin ella, con creencias o sin ellas, porque quiero la magia de las relaciones personales, de la amistad, de la juventud, de la vida, porque para que san Pedro venga a buscarnos no tenemos ninguna prisa. 

Pero lo que quiero es tener libertad para elegir ir al cielo (heaven) o al infierno (hell) si existieran como tales. De momento, voy al teatro, que es el paraíso (paradise).

También puede interesarte

Bitnami