En el mundo de Shakespeare creo que podría caber cualquier cosa. Más que en su mundo, en su interior, en su cabeza. Lo que es indudable es que sería un hombre, un joven de la época actual y no se abstraería de las redes sociales hoy en día. William, (perdonen la confianza), escribió Romeo y Julieta con 33 años. O sea, escarceos sociales en toda regla. Partícipe como actor, escritor, productor de sus propias obras, necesitaría de la comunicación para poder estar en el candelero teatral. Pero, aun así, eso nos da lo mismo. No dejan de ser simples conjeturas.

Lo que nos trae a colación hoy aquí es que Coral Ros, mujer, joven de la época actual, no se abstrae de las redes sociales. Ni yo mismo, que ya tengo una edad (y aquí pondría un iconito sonriente), me desvinculo de ello. El caso es que Coral (perdona la confianza), nos trae una nueva dramaturgia sobre la historia más universal de chico encuentra chica. Esta actriz, escritora y directora, como Shakespeare, de teatro cien por cien, que lleva el Teatro En Vena tiene que licuarse la sangre de espectáculo y en un juego dramatúrgico distendido, alegre, con ritmo, abre nuevos rumbos, divide el corazón de los protagonistas, se sitúa en el escenario y en el patio de butacas, entre el bien y el mal, (el mal somos los espectadores, por supuesto) y llega a una alianza que da muy buenos resultados.

Para ello se vale de la red social de facebook, con más de 2700 millones de usuarios activos mensuales, (¡qué barbaridad!) para que la historia más universal de chico encuentra chica llegue a un fin distinto (o no).  Todo depende de nosotros, con matices. Nos dan opciones, (creo que es la primera vez en el teatro que me instan a usar el móvil durante la representación) y debemos elegir lo que más nos apetece ver representado. Como ocurría con aquellas novelitas de “continua la historia” en las que según tu decisión te llevaban a una página o a otra. Pero también podemos hacer comentarios sin perdernos un ápice de la apasionada relación entre Romeo y Julieta, o los adláteres necesarios. Nada se pierde ni nada se gana, sino todo lo contrario. Es la libertad de amar, es la cordura o la locura, es la muerte o la vida, es el drama o la comedia.

No caerá sobre los asombrados espectadores la responsabilidad de hacer fidedigno el argumento. Eso da lo mismo. Resuena las palabras y versos de Shakespeare, se restaña el amor y el humor hace de acto de presencia. La luz de aquella época barroca llega hasta nuestros días. Aunque pierdan la vida. Aunque se salven. Aunque cambien de pareja. Porque este Romeo y Julieta, una historia para facebook, no dejará nunca de ser una historia de amor.

Mención de honor al elenco,  Lidia Guillem, Alejandra Guiol, Adrián Justel, Nacho León y Miguel Ángel Somé que se elevan al mundo desde finales del siglo XVI al primer cuarto del siglo XXI, por encima de pandemias.

También puede interesarte:

Bitnami