(Homenaje a Lin-Manuel Miranda)

Sobre el escenario, desde el primer minuto, se calienta el ambiente con música de gran calidad, con excelentes cantantes y músicos, con el aliento aprisionado, pero con la emoción desbordándose, sentimiento puro en el escenario.

El compositor Lin-Manuel Miranda hace presencia en el mismo con sus canciones, con sus letras, con la historia de Alexander Hamilton, su último musical sobre la figura del que fuera padre fundador de los EE.UU. en 1789

Creyendo ser único es la única forma de sobresalir de entre los mediocres. Creyendo ser eterno, confiando en sus posibilidades, Miranda construye un musical que la productora 33 y Espacio [Raro] con la dirección de José Félix Romero y Víctor Elías en la dirección musical.

Nos vemos reflejados en estos ritmos, de rap, de latino, de hip-hop, de baladas, de The Beatles, y nos imbuimos de las letras, del corazón con que está construido este gran espectáculo, al compás de las magníficas voces y los extraordinarios instrumentos.

Notamos un ambiente pleno. Comprendemos la esencia y el espíritu del concierto, olvidamos resentimientos, problemas que quedan fuera, y nos invade una sensación pletórica de buenos momentos.

Aser León, Alberto Scarlatta, Falco Cabo, Cristina Llorente y Chanel Terrero, se erigen en nuestro sueño, en nuestros corazones palpitantes, en nuestras voces y nuestro cuerpo que pide entregarse por completo.

Nacemos de nuevo en cada canción. Nos arrullamos con sus voces, cantamos también con ellos. Este es un paisaje de música y Broadway, de quitarse el sombrero. Los músicos contribuyen grandemente a ello, Irene Rouco, Sergio Molina, Pedro Cuevas, Tronki Mexalo, Javier Suárez, Beatrix Urbán e Iván del Castillo, alzados en la alegría festiva que nos acompaña en cada canción.

Sentimos la emoción a raudales, el consuelo a las penas, la realidad suavizada por el arte y la cultura, tan necesitados como estamos de ello en la situación actual.

La temperatura que nos toman al entrar al recinto hoy subió hasta casi el delirio, hasta la Fiebre Hamilton, hasta las palpitaciones del corazón y los sentimientos a flor de aplausos, pasión y deseo de bailar, de sentir, de que no se acabe esta ocasión de calentarnos a pesar del frío invierno.

También puede interesarte

Bitnami