Vi este montaje hace tres años. En el teatro Valle Inclán de Madrid. Pero lo he vuelto a ver en Sevilla el viernes 16 de noviembre en la sede la compañía. Podría no escribir la crónica. Suscribo todo lo que dije en aquel entonces. Pero lo he visto de nuevo con otros ojos, como si no me acordara. Pero sí lo recordaba. Fue un montaje impactante, que no dejaba indiferente. Con la garantía y seriedad de quien pone respetuosamente un texto de Lorca, intentando escudriñar en su yo más hondo. Porque así trabaja Ricardo Iniesta desde su Atalaya de Centro de Investigación Teatral, con la solvencia y profundidad de los trabajos bien hechos, bien presentados, bien estudiados, bien emocionados.

Han pasado casi tres años, no los Así que pasen cinco años del poeta granadino Federico García Lorca. No importa. “Siempre recuerdo… La palabra recuerdo mana sin cesar hilitos de agua fría… Hay que recordar hacia mañana”.

Atalaya y sus actores recuerdan, miran, interpretan hacia mañana, hacia el futuro, hacia unas escaleras que van hasta el infinito y unos ventanales que son un acordeón de espejos y sabiduría, y sensibilidad, y poesía hecha carne.

Se materializa la poesía escrita por Lorca, se pone en pie, se escenifica. Su teatro no se acaba nunca. Y por eso nos dura poco. Se nos hace corto, “yo quisiera quererla como quisiera tener sed delante de las fuentes”, sed de teatro, sed de poesía, sed de Federico, sed de espectáculo vivo.

Leyenda del tiempo, lo subtitula el autor. Porque “nunca es enseguida”. Así que pasen cinco años que se alargan en el tiempo, que nos traen un teatro pleno de surrealismo y tinta de rímel y maquillaje, de circo y viento, de cinco dedos de la mano, de teatro imposible hecho realidad, de niños muertos, de gatos muertos, de muerte viva, de comedia del arte y  de expresionismo, de romanticismo y tragedia. Todo es atemporal, sucede y no ocurre, se sueña y se vive.

Como se vive y se siente este montaje grande de grandes actores, de gran puesta en escena por lo sobrio y por lo sorprendente. Pasen los años que pasen.

Puedes ver la reseña anterior aquí

Bitnami