“Joker” es, sin duda alguna, una de las películas más esperadas de la temporada y el film del que todo el mundo habla.

Ya podemos decir que es la película con calificación “R” más taquillera de la historia. Ha vuelto a lograr, este fin de semana, el primer puesto en la taquilla americana consiguiendo 18,9 millones de dólares. Si sumamos la recaudación internacional, Joker lleva más de 849 millones de dólares en el mundo.

Un trabajo diferente y alejado del resto de películas basadas en los cómics de la compañía “DC Comics” que, distribuida por “Warner Bros Pictures“, se hace un hueco entre las películas más taquilleras y premiadas.

Si todavía no la has visto, puedes conseguir aquí tus entradas

La película

Es una fascinante incursión a una mente enferma que busca encontrar su propio éxito en una vida que parece darle la espalda desde el inicio de sus días. Y es que no puede existir mejor modo de describir el interior de Joker, sus motivos y su circunstancia.

Joker es un sufridor que se haya constantemente en la búsqueda de una luz que pueda dar un sentido a su existir. No conoce su pasado y no comprende su presente, pero desea encontrase así mismo para tener un futuro.

Uno de los temas de los que habla la película, y el cuál es un punto importante a tener en cuenta, es la diferencia entre clases sociales, muy contrastada en Gotham City.

La cinta invita a la reflexión, pudiendo llegar incluso a hacernos sentir identificados con el sentimiento de Arthur Fleck y su circunstancia.

“Solía pensar que mi vida era una tragedia. Pero ahora me doy cuenta: es una comedia” Maravillosa reflexión del personaje sobre su evolución.

El equipo que nos trae Joker

Todd Phillips dirige la película guionizada por Soctt Silver; un guión centrado directamente en la compleja y enferma mente de Joker y en las vivencias del personaje.

Joaquín Phoenix realiza un trabajo magistral y ejemplar. Da vida al protagonista antagónico que, sin dejar de ser el auténtico villano, nos hace respirar un toque de heroicidad en su historia. Un personaje realmente complejo de entender y de interpretar. Es un recital de locura, excentricidad e histrionismo, pero a su vez inspira ternura e incluso llega a ser entrañable si ahondamos en la profundidad de sus vivencias y logramos entender un mínimo de lo que pasa por su mente.

El actor se vio inmerso en un enorme reto, pues las expectativas desde que se anunció la cinta del villano más icónico de la saga Batman y uno de los personajes más famosos de la cultura popular del cómic, eran variopintas tras la no demasiado aceptada actuación de Jared Letto y, por el contrario, la memorable interpretación de Heath Ledger, quien ganó el Oscar póstumo por este papel.

Phoenix se ha enfrentado a una preparación física verdaderamente dura, llegando a perder hasta 23 kg para dar vida a Arthur/Joker. La voz, la evolución del personaje a lo largo de la película, la complejidad y el entendimiento psíquico del personaje y las alocadas risas inspiradas en un trastorno mental son un claro ejemplo de un magnífico intérprete.

Es magistral la transformación de Arthur Fleck, un hombre mentalmente enfermo, medicado, socialmente marginado y olvidado, a la liberación máxima de su ser, llegando a encontrar su lugar y a conseguir su satisfacción personal, convirtiéndose en Joker.

Sin duda alguna, se han cumplido con creces todas las expectativas que cualquiera de nosotros pudiera tener sobre el film. Es completamente merecedor del León de Oro y del premio de la Academia para Phoenix.

Aspectos técnicos

El trabajo de Soctt Silver como guionista de la película es sencillamente exquisito. Narra la vida de Arthur Fleck, los acontecimientos que la modifican y la transformación psíquica que le producen, ayudándonos a conocer y entender al protagonista. Además, el guión no deja de sorprendernos hasta el final.

La fotografía acompaña perfectamente al guión. Varía desde la deprimente oscuridad de la que se ve rodeado Arthur Fleck hasta la iluminación que provoca el Joker, consiguiendo un resultado hermoso de principio a fin.

En definitiva, una película que nos muestra un Joker sin parches ni vendas. Cruda, viceral y oscura. Sí, es violenta como lo es la propia esencia del personaje. Pero también llega a producir ternura, conectamos perfectamente con el protagonista y podemos llegar a entenderlo.

Ciertamente se aleja del mundo de superhéroes de cómics, al que el cine actual nos tiene acostumbrados. Una historia que no deja de ser ficción, pero se mueve en un código realista y coherente.

Sin duda, con el paso de los años tendrá el lugar que merece, como una de las mejores películas dramáticas y una interpretación magistral.

No te pierdas nuestro post de curiosidades sobre Joker:

Curiosidades sobre Joker

Bitnami