Kooza es caja, cofre, baúl, estuche, tesoro. Los componentes de El Circo de El Sol nos abrirán esa caja, Kooza, dejando escapar los truenos y relámpagos de su arte circense, de sus arriesgados números, de los momentos apacibles de humor, de magia y música, de espectáculo y asombro.

Recién llegamos todo llama la atención, la propia carpa, la buena disposición de las personas que trabajan en la organización para que nos sintamos a gusto y satisfechos. Ya desde el principio personajes de clown nos reciben con sus ocurrencias, bromas, alegría.

Para los que hemos asistido a otros espectáculos de Cirque du soleil podría parecer un dejà vu. Pero nada más lejos. Es cierto que la calidad es la misma, que la música y las voces en directo suenan de maravilla, que está todo cuidado al detalle, con elegancia y coordinación milimétrica, que algunos números pueden resultarnos parecidos, pero cada nueva representación es única, distinta, sorprendente.

Una noche bajo la carpa. Un sinfín de sensaciones, de emoción, de expectación. Partiendo de el joven inocente que abre esa caja de las sorpresas de donde sale el trickster embaucador que nos traerá a su vez toda una orquesta; también a las “siamesas” contorsionistas, de carne y sin hueso, pasando por el “hombre de Vitruvio”, roue cyr, el aro imparable; los dos pasajeros del uniciclo; los payasos, reyes de la participación popular, desmadejados, orates, simpáticos, absurdos. Los equilibristas en la cuerda tensa, generando tensión con su estabilidad en el aire.

Y la danza de los esqueletos, el brujo, la rueda de la muerte, y los corazones palpitando como un solo de percusión de batería extraordinario. El virtuoso del diábolo, la torre de sillas que no se inclina, el balancín que lanza por los aires para no caerse a los seres humanos, con el afán de volar en su mente y también físicamente, piruetas que llenan el aire de riesgo y precisión sorprendente.

El tiempo no pasa, se detiene. Imbuidos por el espíritu de Kooza nos damos cuenta, de repente, que han transcurrido casi tres horas de ilusión, magia, risas, respiración contenida, vivencias diferentes, esfuerzo físico, imaginación, colorido, circo, abierta la caja de los juguetes, las maravillas acrobáticas, querer llegar donde parece que no se puede.

Abramos esa caja, Kooza, siempre.

Bitnami