Suena primero Lorca, palabras en el aire y silencio. Patria de la poesía. Movimiento de baile, brazos y piernas, respiración contenida. Se va llenando el ambiente de versos, de recitado y cante sin música. La luna preside el fondo oscuro y se produce un encuentro entre poemas, flamenco, palabras cantadas, silencio de lucha.

También los colores hablan. Negro, blanco, rojo. Telas fecundas que ocupan su espacio, sangre, noche, luz de mediodía.

Enmudece el aire para dejar oír además de a Lorca, a José Agustín Goytisolo, a Benedetti, a Alfonsina y el mar, la Tarara, la voz popular, el taconeo y las palmas, diálogo de música, baile y poesía.

Sarini Nieto interpreta con el cuerpo, siente con las manos y los pies, la mirada habla, corazón galopante de pasión sin medida.

Mariana Taranto, voz sin sombras, nos abre al mundo del aire de los versos, la copla hecha persona, desgarradora emoción de transparentes poemas con los que nos guía y reconforta.

Celia Morán lo estructura y le de forma. La que da los detalles precisos, aunque pasen desapercibidos, es el silencio, la pausa versal, la presencia que no se nota.

EnCanto Sur, una propuesta real y cierta, “no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja como un aullido interminable”, que no acabe esta simbiosis de arte, poesía, baile, espectáculo de esfuerzo y sentimiento enraizado en nuestra cultura en el teatro de La Encina.

Bitnami