El ilusionista tiene que sorprender y crear ilusión. El mago tiene que conseguir la admiración y la curiosidad por saber cómo ha podido realizar un número determinado. El humorista tiene que ser simpático, caer bien, conectar con el público y aunque le suelte de vez en cuando puyitas, que resulte cercano y se entienda que, al fin y al cabo, lo que dice son bromas blancas. El showman tiene saber hacer un poco de todo, hasta cantar, bailar, hablar idiomas, ser culto, y demostrar que se lo ha trabajado. Todo eso sin caer en el pedantismo ni en el egocentrismo ni, por supuesto, en la soberbia. Es decir, el mago humorista ilusionista showman tiene que ser casi perfecto mostrando que es humano, vecino, real, y suda como cualquiera.

Mag Marín lo hace. Todo. Suda, se le ve el esfuerzo pero no se le nota, que es lo bueno. Improvisa, no cuenta chistes, pero gasta bromas con los espectadores a los que no se los mete en el bolsillo porque se los saca de las butacas y sigue un guion bien trabajado, ensayado y muy personal. Advierte, por si acaso, se ve que ya se ha encontrado con algún espectador un poco tiquismiquis, de que solo es cuestión de divertirse y entretener. Además, es original. Y clásico. Utiliza el número de la moneda que cambia de lugar para demostrar que viene de escuela, pero inventa, crea, le da una vuelta nueva al arte de la adivinación, que innova utilizando las armas de los antiguos taumaturgos trayendo a nuestra época la música, los temas, las situaciones.

Y como hombre espectáculo se atreve a cantar, no para de hablar, hace referencias a sí mismo y sigue la estela de “me tienes que aplaudir porque yo lo valgo” de manera tan campechana y natural que rendidos, le reímos las gracias. En una palabra es simpático. Y además, bueno. Como decía al principio, consigue sorprender, hacer reír, participar, cuestionarse cómo ha sido capaz de esto o de aquello y, además, es actual, tiene ritmo en sus números y pisa con seguridad el escenario de forma natural.

Auguro que tendrá mucho éxito, eso es fácil de adivinar.

Bitnami