La cuenta atrás por fin está a cero, ha llegado el momento: vas a ir al festival de música que llevas meses esperando. En las últimas semanas no has parado de hablar del tema con todo aquel que estuviese dispuesto a escucharte, y con los que no también y las ideas sobre qué llevar y qué no, han volado por tu mente.

Puede que ya seas un experto en el tema y tengas establecido tu propio kit de supervivencia para un festival, pero da igual que vayas al LeturAlma 2019 o Los Álamos Beach, que siempre hay algo súper necesario que se te olvida año tras año. Y claro, luego tienes que pasar esos incómodos minutos de tu vida intentado que algún desconocido del camping se apiade en ti y te deje aquello que tú no has traído se lo agradecerás eternamente. Antes las amistades más fuertes se hacían en la mili, ahora en los festivales.

Pero no siempre tenemos suerte y por eso, para evitarte estas penurias, desde entradas.com hemos elaborado una pequeña lista con aquellos imprescindibles que siempre has de llevar a un festival de música, da igual que lo tuyo sea lo indie, lo mainstream o el puro rock.

1. Las entradas o abonos

Parece algo muy obvio, pero a veces pasa. Hace meses que has comprado tus entradas para el festival, en una época en la que el frío te hacía creer que nunca más habría verano pero ha llegado, al igual que tu festival y no podrás entrar en él como no lleves las entradas. Así que imprímelas, descárgalas en el móvil o vete a recogerlas, pero guárdalas lo más cerca del corazón en un lugar en el que siempre estén disponibles o en la app de entradas.com (disponible para IOS y Android).

2. Planning del festival

Dependerá mucho del festival de música al que hayas querido ir, pero por lo general, hay varios escenarios y muchos artistas que ver y escuchar. Si todavía no has adquirido el superpoder de multiplicarte, lo mejor es que te hagas un planning con fechas y horarios para poder ver lo que realmente quieres ver. Recuerda calcular el tiempo que tardas en ir de un escenario a otro entre el montón de festivaleros que están igual que tú, así como de chequear cada día si los horarios y artistas se mantienen, pues es muy normal que algunos sufran variaciones

3. Tienda de campaña

Si eres nuevo en el mundo de los festivales quizás creas que puedes aguantar despierto los tres o más días que dura, ya sea escuchando a todos los grupos que tocan o trasnochando con tus amigos. Pero todos sabemos que no es verdad. Después de haberte pasado todo el día bajo el sol, saltando y gritando en tus conciertos favoritos, necesitas dormir y para ello necesitas un lugar donde resguardarte: las tiendas de campaña siempre son la mejor opción, además se pueden compartir con quien se quiera.

Y dentro de esta sección otros muchos imprescindibles:

  • Utensilios para montar la tienda: guarda las instrucciones que te vienen con la tienda y asegúrate de tener todo lo necesario para montarla como, por ejemplo, un pequeño martillo para asegurarla al suelo si fuera necesario.
  • Un candado: seguramente pases más tiempo fuera de la tienda que dentro de ella, así que para cuando no estés mantenla bien cerrada, puede que no pase nada o puede que sí. Lo mejor es no arriesgarse.
  • Un colchón hinchable: que el festival sea en la playa o en mitad del campo no hace que tengamos que vivir sin ciertas comodidades. Dormir en el suelo es un horror, no solo por los múltiples bichos que pueden acabar por todo tu cuerpo, sino porque nuestra espalda necesita estar sobre una superficie blanda. Los colchones hinchables son la mejor opción, pero si estás en modo ahorro ON, las colchonetas de playa también ayudan. Tampoco te olvides de la clásica mantita o el saco de dormir, puede que por las mañanas parezca que estás en el Sáhara, pero por la noche refresca hasta en el desierto.

4. Para presumir NO hay que sufrir: Ropa y calzado cómodo

Sí, es cierto, los festivales tienen mucho de postureo y por supuesto que vas a tener que subir una foto con un outfit divino de la muerte para que lo vean todos tus seguidores. Pero estar siempre div@, nunca indiv@ no tiene por qué estar reñido con la comodidad. Entre los principales consejos, cuanta menos ropa mejor, de hecho, los bañadores y bikinis son un comodín muy bueno para cuando te encuentres en medio de la multitud y ya no sepas que quitarte.

Recuerda el consejo de tu abuela y mete siempre “una rebequita” pues por las noches refresca, una sudadera que ya no te pones también vale, y por si acaso, algún chubasquero fácil de doblar que las tormentas de verano son muy traicioneras.

“No me pises que llevo chanclas”:  Los zapatos sin son cerrados mejor, sí los festivales suelen ser en verano y la tentación de las sandalias siempre está ahí, pero ten en cuenta que la arena se convierte muy rápido en barro y que vas a tener que utilizar aseos portátiles que hay que compartir con todo el mundo, además con tanta gente, un pisotón que otro siempre te llevas.

Por último, pero no menos importante, escoge una prenda llamativa que te identifique, lo mejor, un pañuelo de un color cantoso que te puedas poner en la cabeza para cuando tus amigos te pierdan y no haya cobertura. Aprovecha también las cámaras que apuntan al público para hacer alguna señal que reconozcáis todos.

5. Kit para el sol

Aunque el festival no sea en verano, estrictamente hablando, el sol siempre te va dar en la cabeza pues no se suelen celebrar en recintos cerrados, precisamente. Crema solar para la cara y para el cuerpo que puedas llevar siempre en tu riñonera y que te acuerdes de esparcir, por lo menos, cada par de horas. Puede parecer incómodo, pero más incómodo es quemarte el primer día y pasarte los que te quedan del festival con los hombros achicharrados.

Gafas de sol y una gorra, imprescindibles para que no te duelan ni los ojos ni la cabeza después de haber estado horas expuesto a las inclemencias climáticas. La gorra se puede sustituir por un pañuelo molón o ser utilizada como elemento señalizador.

Ibuprofeno y paracetamol, son dos de los medicamentos que no deben faltar en nuestro botiquín, los dolores de cabeza o musculares en los festivales son más comunes de lo que piensas y es poco probable encontrar un sitio tranquilo en el que reposar para que se nos pasen. Siempre hay que tomarlos con precaución y lejos de las bebidas con alcohol.

6. Kit de higiene personal

Otro de los obvios que parece que se le olvida a más de uno. Sí, es complicado ducharse en los baños  comunitarios, pero eso no significa que no se pueda hacer. Además que después de todo un día rodeados de personas y polvo, siempre es agradable darse una buena ducha casi de relajación. Para ello que no se nos olvide un champú de viaje y un gel, así como un par de toallas que no tengamos que compartir con nuestros amigos, chanclas y, por supuesto, desodorante.

Cepillo de dientes y pasta dentífrica indispensables, y además unos buenos rollos de papel higiénico y toallitas húmedas. Nunca se sabe cuándo se va a acabar este preciado papel en los baños comunitarios y siempre es mejor tener reservas propias.

7. Hidratación ante todo

Además de los molestos dolores de cabeza o las quemaduras en la piel, el sol es propenso a dejarnos sin un mililitro de agua en nuestro cuerpo, por eso es muy importante mantenernos hidratados.

Puede que tu primer impulso sea llenar tu neverita portátil, imprescindible en cualquier festival, con bebidas con algún tipo de graduación alcohólica, pero recuerda que, a la larga, este tipo de bebidas dan mucha más sed que el sol. Para evitar esto intenta que entre botella y botella se pueda encontrar algo de agua mineral que siempre vendrá bien para refrescarnos ya sea por el gaznate o echándola por nuestras cabezas en algún momento de alta intensidad en uno de los conciertos.

Si puedes, intenta cada mañana hacerte una pequeña escapada al pueblo más cercano para aprovisionarte de bebidas, pero también de hielos que mantengan la nevera fresquita.

8. No te olvides de comer

Sí, evidentemente hay puestos por todo el festival en el que poder tomar algún bocadillo o comida rápida para no morir de inanición, pero a veces, estos tienen colas infinitas o están demasiado lejos del escenario al que quieres ir o en el que estás. Para ello, lo mejor es que siempre lleves alimentos envasados al vacío y latas de conservas, que se pueden combinar perfectamente con una barra de pan del día, que hayas podido comprar en el supermercado del pueblo cuando has ido por la bebida.

Olvídate de ser Masterchef por un día e, incluso de la dieta, come alimentos que te aporten energía y que te permitan estar de pie durante horas sin desvanecerte. Ya cuando vuelvas a la civilización podrás preocuparte de hacerte un detox.

Además de la comida en sí, asegúrate de que alguno de tus acompañantes, o tú mismo, cuente con una navaja suiza o multiusos que puedas utilizar para abrir botellines, cortar el pan o abrir los diferentes paquetes de embutido.

Los caramelos de miel y limón, además de ser típicos de las casas de las abuelas, pueden convertirse en tus mejores amigos, pues después de haber estado todo un día cantando a grito pelado las canciones de tus ídolos, del dolor de garganta no te salva nadie y es una forma natural y eficaz de combatirlo.

9. Móvil cargado y con las apps imprescindibles

Los móviles son imprescindibles en cualquier lugar y hora del día, pero en un festival donde es relativamente sencillo perderte de tus acompañantes, aún más. Aprovisiónate de baterías recargables y cables USB que poder enchufar en los lugares acondicionados para tal fin. Asegúrate por las mañanas de contar con un 100% de batería que te puede durar, por lo menos hasta la mitad del día.

Pero no solo es importante la batería, también lo es las muchas aplicaciones que vamos a necesitar para poder vivir la experiencia completa del festival. Entre ellas, por supuesto, algún tipo de mensajería instantánea para estar siempre conectado con tus compañeros festivaleros pero, además, también otras imprescindibles como Instagram, para que todo el mundo sepa que, efectivamente, has estado en un festival; una aplicación del tiempo para controlar qué vas a poder hacer y qué no dependiendo del clima; y una aplicación del estilo de Shazam que te permita saber qué grupo y qué canción está sonando en cada momento. Es una pena estar en un festival escuchando música desconocida para nosotros y que realmente nos gusta y no poder disfrutar de ella más adelante por no sabernos el título o el artista. También puedes descargarte la app oficial del festival, si la tiene, para que te sea más fácil organizarte.

Bitnami