Me gustaría poder escribir esta reseña con música y con pases de baile. Con la alegría, el ritmo, la frescura que NOC, un auténtico vodevil, desprende desde el inicio del espectáculo. Efectivamente, Nuria Benet, como maestra de ceremonias, nada más empezar nos emplaza a dejar los problemas fuera, a disfrutar, a participar, a integrarnos en este cabaret genuino, en cierto modo, transgresor, que no deja sueltos ningún cabo de este tipo de puesta en escena.

NOC

Me hubiera gustado tener un poco más de cultura musical para poder identificar plenamente las canciones, fragmentos y partituras con las que nos deleitan este grupo de fantásticos bailarines, actores, mimos.
Me hubiera proporcionado gran satisfacción poder reconocer las voces, los diálogos, las situaciones que nos recrea toda la compañía impecablemente con la técnica de la fonomímica y que reproduce unos momentos cómicos antológicos.
Me ha gustado mucho comprobar la calidad artística de todos los componentes de esta gala, empezando por la presencia de Nuria Benet, versátil actriz, estupenda cantante, elegante bailarina, genial improvisadora cómica, observadora, aguda, incisiva, cercana, primera dama de la escena. Siguiendo por José Cobrana, al que a más de uno habrá dado el pego de ser una perfecta cabaretera, envuelto en varios personajes repletos de humorismo. Zaida Díaz y Elsa Cabo, actrices bailarinas, sensuales, sincronizadas, simpáticas, preparadísimas. Ricardo Mata y David Vento, el primero también en roles femeninos sin desmerecer y el segundo, además acróbata y el duro de la película. Y terminando por David Quintana, el director y creador de esta exhibición imprimiendo su carácter de variedades recicladas, haciendo que cambien de registro, de vestuario, de parodia, con la vertiginosidad de un “allegro molto” que ha debido requerir un gran esfuerzo de ensayos, coordinación, complicidad.
Me ha resultado altamente gratificante comprobar cómo el Teatro del Arte, hizo lleno absoluto, pues no solo de grandes aforos vive el comediante.
Me produce relación de ideas saber que NOC es una taxonomía, ciencia que se ocupa de los principios, métodos y fines de clasificación y evaluación y, por tanto, respiraremos vodevil y varieté, reiremos adecuadamente, mantendremos el calor corporal suficiente y necesario para aplaudir sin remilgos, nos habremos quedado con las emociones sensitivas, y habremos participado incluso creativamente.
Me hubiera encantado saber bailar, cantar, interpretar, actuar, representar, para parecerme un poco a estos grandes artistas y emularlos en la intimidad de mi desvergüenza, pero me he de conformar con intentar escribir una crónica que nunca podrá hacerles justicia.

Bitnami