Lavar, Marcar y Enterrar

Alberto Morate

 

De todos es sabido que en una peluquería puede pasar casi cualquier cosa. Simplemente por lo que cuentan peluqueras y clientas. Hablo en femenino, pero bien pudiera decir lo mismo de las llamadas peluquerías de caballero. Aunque está muy extendido ya el que sean unisex o mixtas. El caso es que ahí, en ellas, se chismorrea, se afirma, se jura y se conjura, se pone la mano en el fuego, se critica, se alaba, se arregla el mundo o se despotrica. Eso, a ojos vista. O mejor dicho, a pelos despeinados.
ver más

Luciérnagas

Alberto Morate

luciernagas-2

Cuando creemos que llevamos una existencia anodina y sin sobresaltos, más o menos vulgar, o sin alicientes, cuando nos vemos obligados a realizar trabajos invariables y tareas rutinarias, cuando, además, hemos tenido que renunciar a proyectos de vida personales, o salir a buscar un futuro, al menos, distinto, cuando nos hemos habituado a ese interregno involuntario entre lo que pudo ser y lo que no será nunca,… de repente, aparece una persona, surge de no se sabe dónde, un aliciente nuevo, un revulsivo humano, una luciérnaga que nos aporta una luz distinta, que hace que cambie nuestra precepción de las cosas e, incluso, nuestras acciones posteriores cojan otros derroteros. Cuando ya no hay que dar vueltas en sentido contrario al mundo para ver si recuperamos el tiempo.

ver más

Los Diablillos Rojos, un cuento terapéutico

Alberto Morate

los-diablillos-rojos

Bueno, pues yo creo que voy a hacer otra lectura distinta a la de otros colegas de la obra Los diablillos rojos de Eduardo Galán y Arturo Roldán. Ni mejor ni peor, desde otro ángulo. Quizás me equivoque, aunque con el subconsciente nunca se sabe.

ver más

El virus de la CERVANTINA

Alberto Morate

cervantina

Lo cierto es que este virus puede ser bastante nocivo, perjudicial y con grandes contraindicaciones si realmente nos dejáramos contagiar por él. Pero ya se encargan las autoridades pertinentes, los grandes sesudos de la política, los técnicos de la burocracia y los vigías de occidente para preservar ciertas enfermedades y de que no se extienda demasiado.

ver más

Usted puede ser un asesino

Alberto Morate

No puedo escribir nada de la obra Usted puede ser un asesino sin antes mencionar a su autor: Alfonso Paso. Prolífico donde los haya, tuvo que pagar el precio del éxito y de la repudia por partes iguales. Es lo que tiene escribir tanto. Y lo que tiene ser hombre de éxito y que sus obras estuvieran en cartel simultáneamente en diferentes teatros. Que se crean envidias. No se puede negar que Alfonso Paso conocía bien, no solo la estructura dramática, sino la fibra cómica que hacía que sus espectadores rieran a mandíbula batiente. Era avispado, inteligente, sagaz, oportuno, egocéntrico, divertido e ingenioso. Pero como su finalidad última y casi exclusiva era hacer reír, posteriormente no ha tenido ese halo casi mítico de las obras de Miguel Mihura con su deje melancólico y social, de Víctor Ruiz Iriarte más poético y quizá crítico, de José López Rubio o de Antonio Lara ‘Tono’.

Sin embargo, en el año 1958, que es cuando se estrena Usted puede ser un asesino, Agatha Christie tiene en cartel Una visita inesperada y Veredicto, compitiendo con ella en el ámbito de los asesinatos, del misterio, de las investigaciones por resolver. Alfonso Paso, a modo de ironización de los argumentos detectivescos, crea esta comedia, perfecta en sus personajes, inverosímil en la trama pero con la lógica de la literatura de misterio y el suspense donde la solución no tiene por qué ser la esperada.

usted-puede-ser-un-asesino

ver más

Se buscan amores minúsculos

Alberto Morate

Los personajes se van presentando como si nos dijeran su currículum vitae. Pero en el que el dato fundamental es cómo sienten el amor. No quieren conseguir un mejor estatus social sino personal, anímico, emocional. Buscan el amor verdadero, no tanto el amor perpetuo, no el amor grandioso y heroico, buscan el amor cotidiano, el chiquitito, el que se construye con los pequeños detalles, en el día a día, en los silencios y en las palabras arrepentidas, en las ausencias y en los encuentros buscados, el amor de estar bien sin necesidad de flotar en nubes idílicas, el amor de las sonrisas.

amores-minusculos

ver más

¡Qué DELIZIA!

Alberto Morate

delizia

En principio Delizia, que se representa en el Teatro Bodevil, tiene como excusa la presentación en un restaurante de diferentes platos a través de su chef, su cocinera, su maître, sus camareras, sus pinches, su encanto, su degustación culinaria, sus sorpresas delicatessen,… Sin embargo, a poco de comenzado el espectáculo lo que haremos es un recorrido a través del tiempo con las músicas, canciones, coreografías, acrobacias, de diferentes lugares y estilos.

Mientras tanto, nos irán ofreciendo un real y auténtico menú italiano aunque el risotto resulte trampantojo y sea pasta, la panceta sea ibérica y el pollo y la ternera pueda ser (un suponer) europeo y americana respectivamente.

ver más

ÉXODO, refugiados sin refugio

Alberto Morate

exodo

Caminan huyendo hacia la noche y hacia la nada. A veces caen en trampas, en zancadillas, en tiros perdidos que no los buscaban… Duermen en zanjas, sobre colchones de ladrillos derruidos y ratas. No dejan de soñar aunque ya no les queden más lágrimas. Se apoyan y se traicionan, el hambre es muy mala. Se abrazan para protegerse del frío y no sentirse fuera de casa.

ver más

Palabras Encadenadas, vidas torturadas

Alberto Morate

palabras-encadenadas

Confieso que había leído el texto Palabras Encadenadas hacía varios años y ya entonces anoté a lápiz al final del mismo: “Dura. Fuerte. Muy bien construida. Nos va metiendo en la tela de araña y cuando creemos poder salir estamos aún más inmersos. Muy interesante”. Y después la fecha que ahora no viene al caso.

ver más