Los esclavos de mis esclavos

Alberto Morate

Sometidos. Secuestrados. Quizás pagando con la misma moneda de cambio. Situación comprometida.

Al borde de la vida, al borde de la muerte.

Al otro lado de la tierra prometida y nunca conseguida.

El infierno en una cueva, buscando respuestas, haciendo preguntas, sintiéndose solos, queriendo comprender, pero hablando un idioma de sordos.

No necesariamente ininteligible, sí alejado de lo que unos y otros opinan.

Yanquis, franceses, españoles, rusos,… quién conoce realmente otras culturas.


ver más