DON GIL DE LAS CALZAS VERDES, un enredo muy verde y muy gordo

Alberto Morate

Los clásicos traídos a nuestros días. A ver si deja de dar miedo hablar de clásicos. Porque así, de esta manera representado, nos produce una sensación de frescor y divertimento bien llevado. Y admiramos el ingenio de estos autores barrocos que jugaban con el enredo y la intriga, con el honor y los celos, con las mudanzas de mujer a hombre, con el lenguaje como instrumento, con las equivocaciones y las referencias a los momentos que corrían por aquel entonces.

Hoy, esta producción de Ensamble Bufo hace lo mismo. Recoge ese espíritu, y con Tirso de Molina, uno de nuestros dramaturgos más prolíficos y creativos del siglo XVII, nos traen Don Gil de las Calzas Verdes, con el afán de que se nos haga cercano, divertido, con ritmo, dicharachero, teatral, hermoso. Y lo pasamos estupendo.
ver más