La dama duende

Alberto Morate

El verso suave. El verso no estridente. El verso como lenguaje y como expresión diferente. Calderón de la Barca y La dama duende. 1629 – 2017. El autor barroco se mantiene. Gracias a la inefable labor de Helena Pimenta y la CNTC.

Álvaro Tato (Ron Lalá) hace una versión respetuosa y romántica de este texto que si no lo engrandece lo favorece. Algo de tenebrismo, magia, fantasmas que desaparecen, amores ocultos, celos, una visión diferente. Y la directora con sutileza creciente, lo dirige, lo mueve, le da lustre y colorete.
ver más

Donde hay agravios no hay celos, hay buenos versos

Alberto Morate

donde-hay-agravios

Parece mentira que esta obra, efectivamente, como nos cuenta su directora Helena Pimenta, sea tan poco conocida o haya sido tan olvidada. Parece mentira que su autor, Francisco de Rojas Zorrilla, también sea tan poco sonado; aunque algunos títulos sí se frecuentan en las tablas como Entre bobos anda el juego y Del rey abajo ninguno. Esta comedia es fresca, ágil, divertida, cargada con los tópicos temáticos del siglo XVII, los celos, el honor, el engaño, la confusión, los duelos, el gracioso vertebrador de situaciones, las escuchas, los fingimientos, las dudas, los enredos, las visitas nocturnas a las estancias de las damas, la desesperación. Lo tiene todo, o casi todo, y nos hace pasar un rato alegre, divertido, distendido, disfrutando del buen teatro, de la buena interpretación y de la buena puesta en escena.

ver más