Dios ha salido y no se le espera

Alberto Morate

Un encuentro imposible o improbable. Aparentemente. Quizás no sea tan descabellado pensar que Miguel de Unamuno y Marilyn Monroe pudieran tener una conversación de estas características. Quién sabe lo que hay más allá de la muerte. Y no hay muerte mientras haya recuerdo. Nadie muere mientras alguien piense en esas personas. Aunque no los hayan conocido antes.

Miguel Valiente escribe y dirige este texto, Dios ha salido y no se le espera, planteando algunas cuestiones divinas y humanas. Es indudable que si Dios existe para quien quiera cree que esto es así. Pero algunos lo buscan y nunca lo encuentran. Unamuno fue el primero que se cuestionó a sí mismo si Dios lo escuchaba o se había ido con otras mentes. Y he aquí que, de repente, Marilyn Monroe aparece. Podría ser Dios, Marilyn. Unamuno no lo sabe. Y hablan y hablan, y el escritor y filósofo baja a un mundo real y la actriz sube a las esferas del gran pensamiento. No están tan lejos uno de la otra. Y observando, Juana, la mujer que vuelve de la muerte para contar que lo que ha visto no ha sido el paraíso, pero se le parece.
ver más