La Celestina de José Luis Gómez

Alberto Morate

celestina

La emoción comienza desde la primera escena. Un cuadro plástico e inmóvil de todos los actores entonando una melodía que pone la piel de gallina.

Después, comienza el teatro en estado puro. Personajes que se hacen vivos. Que pululan por el escenario, que sienten, que vibran, que creen en lo que hacen.

ver más