Cielo Santo Cabaret

Alberto Morate

 

Las puertas del cielo se abren, pero no es san Pedro quien hace de cancerbero. Es Inés León quien nos invita a pasar a mejor vida. Mejor vida en el sentido de disfrutar, de ser un poco transgresores o pícaros, picantes, atrevidos, descarados, arriesgados, intrépidos, decididos, divertidos, acróbatas, artistas, y un poco ángeles, pero también demonios revoltosos, luz y magia, canción, baile.
Todo eso podremos encontrar en este cabaret de andar por las nubes, de bajar a las partes pudendas, de llevar al límite contorsiones con el cuerpo.
Hay riesgo. Riesgo de que un globo gigante explote, o de que nos mojen con el agua bendita de una ninfa que vuela y nos salpica, de que nos saquen a partir un palo con el trasero o de que dos amantes se sostengan con el equilibrio de un punto de sujeción del cuerpo. Hay humor en un Cupido egocéntrico y duende revoltoso que trastoca todo. Hay voz de un par de buenas canciones, y querubines voladores de perfectas sincronizaciones.
Todo mientras te tomas una copa y se pasa el tiempo como quien no quiere la cosa. Como si estuvieras en el Santo Cielo, pero en la trastienda de los grandes salones, en la carpa de un espacio “ClanDestino”, donde solo se permite la entrada a los que tienen ganas de vivir a tope.
Allí sufren placer, viven y sienten, Wilbur Víctor, Desko Amat, la propia Inés León,… y todos los que, por un casual o no, se acerquen a este cabaret de estrellas relucientes.

666, sí, sí, sí, Yllana, Yllana, Yllana

Alberto Morate

Yllana, Yllana, Yllana. Podríamos pronunciar su nombre 666 veces, o seis mil seiscientas sesenta y seis, y siempre lo haríamos con una sonrisa en los labios (¿en dónde si no?), con una carcajada en la garganta, con una mueca en el rictus, con un sonido en cualquier sitio.

Yllana, Yllana, Yllana son el poder del teatro cómico gestual irreverente y mal encarado con las normas convencionales. Les gusta sacar partido a lo entero. Llegar al límite del centro, bordear los precipicios por debajo. Es decir, por los bajos fondos, por lo inesperado, por lo tabú, por lo truculento de lo apacible, por la casquería de lo humano.

Sí, sí, sí, seis, seis, seis, siendo cuatro. El número del diablo, del maligno, del pobre pecador que se queda sin adeptos cuando transgrede su espacio. En esta ocasión, Yllana, Yllana, Yllana, se meten en el pellejo de cuatro condenados. Y como ya no tienen nada que perder, arman la de “dios es cristo” sin invocarlo. Son capaces de hacer salir huyendo al mismo Pedro Botero del infierno, al carcelero más musculado de la prisión del condado, al asesino a sueldo que los anda buscando.
ver más

Flamenco Villa Rosa

Alberto Morate

Ya el espacio nos dice un lugar con encanto, entrañable, acogedor, podría decirse que mágico. Azulejos maravillosos dentro y fuera, artesonado, un escenario esperando. Mesas elegantemente dispuestas, camareros educados y cercanos. Un siglo de arte cantando y bailando.

Con la mirada abarco esos años de esplendor, de gente con arraigo, de reyes, artistas, políticos, escritores, poetas, deportistas, y gente anónima de aquí y de allá que salen siempre con un buen sabor en la boca. Pero, sobre todo, en el sentimiento, en el ritmo, en el corazón del flamenco, en el arte, en el duende, en el fandango, en la bulería, en el zapateado.
ver más

Planes en familia: Todos los eventos para estas navidades

entradas.com

La Navidad está a la vuelta de la esquina, dentro de una semana escasa los más pequeños cogen las vacaciones escolares y llega el momento de preguntarnos, ¿qué hacemos con ellos esos días? No te desesperes porque desde Entradas.com tenemos un montón de planes en familia para hacer en Madrid estas navidades ¿Preparados?

Cantar y bailar: Musicales para los pequeños de la casa

La capital madrileña llena sus teatros de música y es que los musicales son uno de los espectáculos que más gustan tanto a pequeños como a mayores. Un plan para ir en familia y uno de los mejores regalos para estas navidades. Saca papel y lápiz porque te va a hacer falta para apuntar todas las opciones que hay:
ver más

Los mejores espectáculos para ir pareja

entradas.com

Los planes que hacemos en pareja muchas veces son los típicos, haciendo que la rutina forme parte de nuestra vida. Pero esto puede cambiar, y hacer un plan diferente, en el que llevemos a nuestra pareja a ver alguno de los mejores espectáculos.

Espectáculos para ir en pareja que no te puedes perder

La Familia Addams: la comedia musical de Broadway

Esteve Ferrer dirige esta versión La Familia Addams que ha triunfado en Broadway. La obra está interpretada por actores que ya han formado parte de algunos de los mejores musicales, como Carmen Conesan, Xavi Mira, Lydia Fairén o Meitxell Duro.

La obra nos presenta el universo macabro y divertido de la Familia Addams. Gómez y Morticia se han esforzado siempre por mantener los valores de la familia, pero nunca habían pensado que sus hijos crecerían y se harían mayores, y les darían los típicos problemas de los adolescentes. Miércoles, su hija, es mayor de edad, ha decidido irse a vivir con Juan, un chico de Ohio. En la noche en las dos familias se conocen, se desatará un huracán de enredos, risas, música y baile, que todos los espectadores disfrutarán.
ver más

Conciertos en el Teatro Nuevo Apolo: Música como estilo de vida

entradas.com

Sin duda el Nuevo Apolo es uno de los teatros más emblemáticos de Madrid, situado en la plaza de Tirso de Molina. Empezó su andadura con este nombre en el mes de diciembre de 1987, representando una Antología de la Zarzuela.

En la actualidad, sus representaciones son mucho más variadas,pudiendo disfrutar en el Teatro Nuevo Apolo desde las representaciones más clásicas hasta los grupos de pop o rock del momento.
ver más

Aire Siempre de Viaje

Alberto Morate

 

Si estás porque piensas en irte y si estás fuera porque te pienso. Desde que te conozco, desde que nos conocemos, la atracción y el desencuentro. Te necesito y quiero estar solo. Si estoy solo te busco, no sé por qué me pasa esto.

Hay algo más que amor, porque amar es la ausencia. Hay querer queriendo, pero lo que no hay es vuelta atrás, aunque en el texto haya saltos al pasado todo el tiempo. Pero no son saltos al recuerdo exactamente, son vivencias, son sentimientos que nunca pasan del todo porque quedan dentro.

Nadia y Fer, viven y sienten, en uno y lejos. Fer y Nadia dando vueltas en bicicleta al universo interno, círculos amarillos y azules para no llegar al verde que da la calma, nada es como antes, nada fue como supusieron. Pedaleando uno llega donde no se espera, y el viento, a veces, nos impide avanzar y nos frena, porque el viento es Aire siempre de viaje, y tiene envidia del que se queda, y tiene celos del que avanza porque quiere ser su compañero.

¡Qué buen texto! De Sara García Pereda. Y Pablo Canosales que lo asume como poema hecho teatro, al que hay que hacerlo de carne y hueso, emanando emociones, volviendo, siempre volviendo. Tanto el que se marcha, como la que se queda, que quizás ha ido más lejos, como el director que se busca a sí mismo y quiere que lo encontremos, como el texto que fluye en sus versos, en su ritmo interno.

Y Violeta Orgaz y Juan Caballero que se compenetran incluso cuando no se miran. Que cuando se miran, se besan, que se les nota el abismo en el medio. Que aportan su propia sensibilidad y un enorme esfuerzo. El esfuerzo de creérnoslos. Lo consiguen. Uno disfruta con esta amalgama de colores, de pensamientos, de buena interpretación, de palabras, de silencios, de fuego, de pasión, de emociones, de recuerdos, de teatro sincero. Que el Aire siempre de viaje se quede con ellos.

El candidato

Alberto Morate

Escena de la obra de teatro El candidato, en la que aparece una protagonista con una gran capa al lado de una estatua.

 

Que todos somos candidatos, tarde o temprano. Desde que nacemos. Candidatos a un puesto de trabajo. Candidatos a una forma de vida. Candidatos a un pensamiento, o varios. Candidatos a sufrir, candidatos a amar, candidatos a perdernos por los caminos insondables de la suerte que nos ha tocado, de los laberintos, de la familia, de los sentimientos.

El Candidato de Miguel Ribagorda, en este caso, es un monje que aspira a ser santo. Mañana será un político no corrupto (si es que quedaran), pasado podemos ser nosotros mismos. La cuestión es que nos espera la gloria efímera o el más absoluto de los obstracismos. ¿Qué es en realidad lo que queremos?

Lo dirige David Ojeda pero, en realidad, es un ángel cabaretero. Se suceden imágenes fantasmales y recuerdos. La tentación y el pundonor. Los remordimientos. El deseo. Es un cúmulo de palabras, situaciones, texto, canciones, gárgolas, misterios. Y todo dependerá de responder bien a una sola pregunta.

Pero esa pregunta es una pregunta sobre la vida. Sobre lo que uno siente por dentro. Sobre los miedos y las frustraciones, sobre las pasiones, sobre el querer seguir siendo.

El propio Miguel Ribagorda lo interpreta junto con Fran García Y Virginia Hernández. Arriesgan, gritan, se arrastran, rezan, bailan, seducen, sufren,… tan real como la vida misma, aunque en el escenario sea una farsa. ¿O es en la vida dónde es una farsa? ¡Cuidado!, porque el próximo candidato puede que sea usted, aun sin saberlo.

Bodas de sangre, la oscura raíz del grito

Alberto Morate

Con un cuchillo, con un cuchillito, se puede rasgar la carne de un hombre. Con ese mismo cuchillo se puede tentar a la muerte. A Lorca no lo mató un cuchillo, pero también habla en Bodas de sangre de pistolas y venganzas. De vaticinios de muerte. De enfrentamientos sin sentido. Y el agua que corre por el río está manchada de sangre, de barbas granate. Esta tragedia rural es un modelo de construcción dramatúrgica. De personajes heridos, de soledades,… Es también la voz del pueblo, el qué dirán, los dimes y diretes, unos contra otros, y el suelo que tiene sed, como los cuerpos tienen hambre de amor y sexo.

Pablo Messiez, en su lectura para el Centro Dramático Nacional, le ha quitado dramatismo. Tragedia. Rudeza. Lo ha trasladado a nuestros días, pero no es lo mismo. La fiesta de la boda no es una fiesta premonitoria. Los personajes parece que no se encuentran previamente. Es como si todo surgiera de repente. Y no. La muerte debe mascarse desde el principio. Sí, la muerte anda desnuda por los caminos, pero no es suficiente. No es necesario acercar esta tragedia a nuestros días, porque todos los días está ocurriendo. Y lo sabemos. Y queremos mascar el polvo de una tierra yerma, que hay que sacar adelante con mucho esfuerzo. Y de una madre sola que ve cómo su hijo camina hacia al abismo. Y cómo Leonardo no puede gritar de repente, “esta canción me encanta” y bailar como si no estuviera urdiendo convertir las bodas en sexo primero, es sangre después. En los bailes no hay un macho y una hembra hambrientos de cuerpos. Una madre que sufre por dentro. Una mujer desolada y que intuye un destino más sola todavía. No hay una navaja de plata afilándose y brillando al rayo de la luna desnuda. No hay un grito, una tierra de sangre y lágrimas, donde tiembla enmarañada la oscura raíz del grito.

Menos mal que tenemos el texto, la poesía, el argumento imperecedero de Lorca y su cuchillo. También Gloria Muñoz, en una madre rota por dentro y por fuera nos conmueve. Lola Membrives y Margarita Xirgú representaron Bodas de sangre. María Guerrero no lo hizo, pero ya que estamos en su teatro, que resuene ese grito trágico es magnífico.

Un puente de diciembre lleno de planes espectaculares

entradas.com

Ha llegado diciembre y seguro que has podido apreciar en la cara de la gente sonrisas y felicidad.  Y no es porque sea primero de mes y la gente haya cobrado – que también- el motivo fundamental es que ha llegado la navidad.

Está claro que el puente de diciembre son días para pasar en familia, aprovechar para ver a la gente que tenías un poco deslocalizada o de poner, por fin, una fecha para quedar con ese buen amigo que vive al lado tuyo pero que entre el trabajo, los estudios o la familia no consigues coincidir con él ni al sacar la basura.

Vive el puente de diciembre rodeado de familiares, amigos y diversión 

Los planes improvisados como ir un día a la sierra y empezar una guerra de bolas con tus hermanos, o ir a ver las luces de navidad a la capital y tomarse un chocolate calentito con churros y porras en San Ginés, no deben faltar.

Pero en estas fechas en las que, si tienes suerte puedes reunir unos días de vacaciones y aprovechar el puente, puedes organizar unos planes un poco más elaborados que te permitirán pasar un buen rato calentito y sin que nadie invada tu espacio.
ver más