Estaciones de Isadora

Alberto Morate

Un piano. Y un pianista. Un armario de espejo. Una bailarina. Una actriz. Una artista. Un lago en un cajón. O el mar, las olas del mar, el movimiento escénico. El suelo puro y duro. El aire. La atmósfera. El silencio. Poesía. Poesía en esencia. Desde el programa de mano, desde esta sala tan acogedora y sugerente, tan entrañable, tan viva, tan teatral: Teatro Tribueñe. ver más