Los mejores espectáculos para ir pareja

entradas.com

Los planes que hacemos en pareja muchas veces son los típicos, haciendo que la rutina forme parte de nuestra vida. Pero esto puede cambiar, y hacer un plan diferente, en el que llevemos a nuestra pareja a ver alguno de los mejores espectáculos.

Espectáculos para ir en pareja que no te puedes perder

La Familia Addams: la comedia musical de Broadway

Esteve Ferrer dirige esta versión La Familia Addams que ha triunfado en Broadway. La obra está interpretada por actores que ya han formado parte de algunos de los mejores musicales, como Carmen Conesan, Xavi Mira, Lydia Fairén o Meitxell Duro.

La obra nos presenta el universo macabro y divertido de la Familia Addams. Gómez y Morticia se han esforzado siempre por mantener los valores de la familia, pero nunca habían pensado que sus hijos crecerían y se harían mayores, y les darían los típicos problemas de los adolescentes. Miércoles, su hija, es mayor de edad, ha decidido irse a vivir con Juan, un chico de Ohio. En la noche en las dos familias se conocen, se desatará un huracán de enredos, risas, música y baile, que todos los espectadores disfrutarán.
ver más

Espectáculos en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona: ¡nueva temporada!

entradas.com

 

En el Gran Teatre del Liceu Barcelona podéis disfrutar de diferentes espectáculos, tanto si quieres ir en familia o con amigos. Así, podrás disfrutar estas Navidades de grandes obras de teatro, tanto si te gusta la lírica, como la danza o la ópera.

En este teatro,  que es el más prestigioso y antiguo de Barcelona, tendrás las representaciones de obras que han revolucionado el arte a lo largo de la historia.

 

Liceu de Barcelona: espectáculos que no puedes perderte

Tristan und Isolde: la ópera de amor más completa

Es la culminación de Wagner. Tristan und Isolde es una ópera que revolucionó, con una armonía ambigua, la música tonal. Irénev Theorin y Stefan Vinke, vuelven a Barcelona con un gran equipo para representar la obra.
ver más

Acróstico de Celestina, la tragicomedia

Alberto Morate

Como un torrente que se lleva por delante prejuicios y formas habituales de hacer teatro,…

Esta Celestina, se mueve al latido de un agua brava que empuja hacia el escenario

Lectura fervorosa y particular de Ricardo Iniesta, que nos la presenta con todos los respetos

En un montaje cargado de ritmo, imparable, soberbio…

Sintiendo casi los latidos del corazón de los actores que lo están interpretando

Teatro por los cuatro costados, teatro ancestral que viene de nuestros antiguos antepasados

Inmenso, impoluto, que imana arte y destreza desde un trabajo concienzudo y emocionado

Nos clava en la butaca, asombrados y sonrientes, porque seduce desde el primer momento

A pesar de que ya conocemos el texto, o precisamente por eso
ver más

NIGHT, mujeres malditas

Alberto Morate

Tres colores predominan en el escenario: blanco, negro y rojo.

Está claro que el rojo es la sangre, es la pasión, puede ser el sufrimiento, el fuego, el erotismo, la atracción, la fuerza, el vigor. El blanco es la pureza, la paz de la lectura, el color de las hojas de los libros que nos rodean, que se abren a un mundo de imaginación y sentimientos, que nos alivia de la soledad y del tedio, es la libertad, la sinceridad, la virginidad, el optimismo. Y el color negro es la noche, el misterio, la elegancia, la sensualidad, en algún caso también la muerte, es cierto, la nostalgia, puede ser el mal, la negatividad.

En Night, los tres colores se mezclan, se fusionan, se complementan. Y se respira en el escenario un ambiente de romanticismo tenebroso, de movimientos lentos, de golpes de corazón.

En Night nos vienen a contar la necesidad del poder de la palabra a través de las historias que se encuentran en los libros. Árboles que dan hojas escritas, alcorques regados con títulos, la cama con el abrigo de la lectura. Y ahí nace la leyenda de los poetas malditos, de la vindicación de la mujer por ser algo más que un objeto, de la creatividad de la imaginación y de los símbolos que nos emocionan.

Una música penetrante y viva nos traslada hasta las noches en las que Sherezade le contaba cuentos al gran sultán. Y las mujeres malditas, las ninfas, las geishas, las gracias, las sirenas, las ondinas, náyades,… todas, bailan y se mueven cadenciosamente y con una gran armonía. A golpe de corazón, de pulso de la sangre. Y despiertan y sueñan. Aunque nunca hay sensación de peligro. Al contrario, hay sensualidad, deseo, provocación, libertad, locura.

El espectáculo se mueve con ese vaivén de olas del mar, con el lenguaje del viento que mueve las ramas de los árboles y los brazos de las bailarinas, con el ritmo suave de una pasión contenida.

Myriam Soler y Cristiane Azem han inoculado el veneno de la expresión corporal en su cuerpo de baile. Y han coreografiado con gestos las palabras y los versos, los han hecho realidad a través del movimiento.

Teatro, literatura e historia; belleza, elegancia y sentimientos; música, poesía y danza. Eso es este espectáculo. Ni más ni menos.