Planes para hacer el día de la madre.

entradas.com

El primer domingo de mayo se celebra el día de la madre y como siempre se ha dicho, madre no hay más que una, así que hacer planes con ella y comprarle un regalo puede ser una bonita manera de felicitarle el día.

Ir al teatro, de compras, comer por ahí o sacar tu vena artística haciendo unas manualidades para el día de la madre. Todo vale para celebrar este día tan especial. ¿Ya sabes lo que vas a hacer? ¿No? Sigue leyendo y toma nota de todos los planes que puedes hacer con tu madre:

1.Improrrogable ¡Ahora o nunca! promociones

Ir al teatro es uno de eso planes que se hacen con una madre y que además si los haces, subes puntos en la escala de hijos favoritos. Así que ponte las pilas, tus mejores galas y aprovecha los descuentos del día de la madre para ir al teatro:

  • ¿Cuántas veces has oído a tu madre canturrear las canciones de ABBA? Seguramente muchas, por eso la primera propuesta es “Mamma Mia”. El musical que ha vuelto a Madrid para pasarlo en grande, bailando y cantando todos los temas del grupo sueco. Eso sí, date prisa porque las funciones con con un 30% de descuento son hasta el 10 de mayo (aunque puedes disfrutar de este musical hasta el mes de junio) pero tienes que comprarlas del 25/04 al día 02/05.

 

  • El taconeo y cante del maravilloso espectáculo flamenco de Sara Baras. Otro regalo imprescindible para el día de la madre. “Voces” está en Madrid para revivir a cantaores y músicos flamencos que marcaron a la bailaora. Artistas como Camarón de la Isla, Enrique Morente o Paco de Lucía se sienten en el escenario gracias a la maestría del equipo de músicos que acompañan el inconfundible arte de Sara Baras.

ver más

VIP, un juego de niños

Alberto Morate

VIP un cuento de niños

Érase una vez una compañía de teatro que hizo de las suyas allá por los años ni se sabe, y saber la fecha exacta es lo de menos en este momento, pero que se caracterizó por sus mordaces críticas, por ironizar y satirizar personajes, estamentos e instituciones que parecían intocables. Como ahora. Esta compañía, que ya se atrevía a ponerse como nombre Els Joglars, en vez del “cristiano” Los Juglares, hurgaba en las heridas abiertas de tiempos inmovilistas, incluso cuando el gran jefe ya había muerto. Y quisieron hacérselo pagar, y lo que consiguieron fue que se empezara a hablar de ellos, que nos diéramos cuenta de una nueva forma de ver y representar el teatro. Que, con un trabajo exhaustivo, de dedicación plena y absoluta, investigaran con los lenguajes teatrales, la pantomina, las músicas, lo pictórico, el texto también ¿por qué no?, la expresividad corporal, lo minimalista, lo simbólico, el humor, la implicación profunda y personal de cada uno de los actores que formaban esta histórica troupe.

ver más