LA BALSA DE MEDUSA, dramático naufragio

Alberto Morate

la balsa de medusa

¿Incurrimos en contradicción cuando un drama en el que se sufre nos gusta? ¿Es una paradoja que algo desagradable nos emocione y disfrutemos con ello?

La grandeza del teatro es que es posible caer en anacronismos y contrasentidos y que para nuestra mente sea una terapia cognitivo-conductual. Nos recreamos en las grandes tragedias, liberamos nuestros sentimientos con los dramas indefectibles, nos reímos con realidades que, en realidad, en la vida real, darían mucha pena. Nos creemos lo que es mentira, damos por falso lo cotidiano, dudamos de lo que es evidente.

ver más