Estaciones de Isadora

Alberto Morate

Un piano. Y un pianista. Un armario de espejo. Una bailarina. Una actriz. Una artista. Un lago en un cajón. O el mar, las olas del mar, el movimiento escénico. El suelo puro y duro. El aire. La atmósfera. El silencio. Poesía. Poesía en esencia. Desde el programa de mano, desde esta sala tan acogedora y sugerente, tan entrañable, tan viva, tan teatral: Teatro Tribueñe. ver más

El Renacido, #Review de Manu Carbajo

Olalla Rivas

Llega una de las pelis más esperadas del año, con 12 nominaciones a los Oscar. ¿Será El Renacido la peli por la que Leonardo DiCaprio se lleve, por fin, la estatuilla dorada? Manu Carbajo nos deja sus reflexiones acerca de la película, director, intérpretes y posibilidades de ver el sueño de Leo cumplido, en el siguiente vídeo.

La nueva película de Iñárritu que protagoniza Leonardo DiCaprio llegó a los cines españoles el pasado viernes 05 de febrero. Como bien dice nuestro amigo Manu, lo ha “petado” en los Globos de Oro y pretende hacerlo también en los premios Bafta y Oscar. ¿Será por fin esta la película por la que Leo se lleve la preciada estatuilla dorada a su casa?

ver más

DINERO NEGRO, comedia blanca

Alberto Morate

dinero negro

Cuando explico a mis alumnos de Lengua y Literatura de Secundaria en qué consiste la comedia, así, en términos generales, les hablo, entre otras cosas, de los orígenes de la comedia griega, con el dramaturgo Aristófanes, de las comedias de carácter, de las comedias de enredo, de las comedias del absurdo,… les explico que lo principal de la comedia es buscar la risa del espectador o, al menos, su sonrisa. Independientemente de si se quiere ironizar sobre un tema, criticar una conducta, ridiculizar unas acciones y unos personajes, poner en evidencia los defectos de la sociedad en la que nos ha tocado vivir.

ver más

Una Boda Feliz, divertida comedia de salón

Alberto Morate

una-boda-feliz2

Que España ha dado y sigue dando grandes cómicos no es de extrañar y todo el mundo lo sabe. Desde nuestra peculiar picaresca, pasando por los graciosos del teatro barroco, los criados y escuderos de galanes que se las ingenian para enrevesar las situaciones, hasta los personajes grotescos e imposibles de autores como Arniches, Mihura, Jardiel, el denostado Alfonso Paso, o más recientemente José Luis Alonso de Santos, Ignacio del Moral, Rafael Mendizábal o Jordi Galcerán,…  que han creado personajes a la medida de la idiosincrasia ibérica, los actores españoles se han tenido que meter en el cuerpo y los rasgos psicológicos de seres humanos estrambóticos, divertidos, en muchos casos absurdos, con un punto de locura rayana con la inteligencia sutil y la capacidad para enredarlo todo y volverlo a componer como la cosa más natural del mundo.

ver más

El Crédito, con un alto interés teatral

Alberto Morate

el-credito

La duda. La duda y la inseguridad. La gran metáfora de El Crédito es la duda que se genera en una persona cuando alquien se enfrenta a él de foma pacífica, pero con todas las armas de la dialéctica, la confianza y, sobre todo, la desesperación, el no tengo nada que perder, pero me vas a soñar, me vas a tener presente y detrás, como una sombra, como una mala conciencia que no te dejará dormir.

Al principio el hombre que parece más seguro no dará crédito. Ni económico ni psicológico ni social. Se creerá invencible, superior, el que rige los destinos. Pero el otro personaje habrá sabido inyectar una dosis de duda suficiente para que sus cimientos se tambaleen. Posiblemente esté jugando con unas malas cartas, pero el “envite” que han lanzado se lo han creído y ha hecho mella.

ver más

Fausto infausto

Alberto Morate

El mundo tenebroso, individualista, subjetivo, nocturno, sórdido, del romanticismo se nos presenta en la obra de Goethe con toda la siniestralidad que sería de esperar. En la versión de Tomaz Pandur, un gigantesco muro parece tener atrapado a nuestro protagonista Fausto. A pesar de eso, en esa gran pizarra no cabe todo lo que él quiere saber, sentir y experimentar. Su ilimitado conocimiento también necesita ir más allá, está al borde del inicio de nada. Por tanto, solo le quedará poner fin a su vida o pactar con el diablo o con Mefistóteles, o con quien sea necesario, para que le muestre misterios y placeres, pasiones y retos, que le saquen de esa insatisfacción que le impide su propia sabiduría.

FAUSTO

ver más

VIP, un juego de niños

Alberto Morate

VIP un cuento de niños

Érase una vez una compañía de teatro que hizo de las suyas allá por los años ni se sabe, y saber la fecha exacta es lo de menos en este momento, pero que se caracterizó por sus mordaces críticas, por ironizar y satirizar personajes, estamentos e instituciones que parecían intocables. Como ahora. Esta compañía, que ya se atrevía a ponerse como nombre Els Joglars, en vez del “cristiano” Los Juglares, hurgaba en las heridas abiertas de tiempos inmovilistas, incluso cuando el gran jefe ya había muerto. Y quisieron hacérselo pagar, y lo que consiguieron fue que se empezara a hablar de ellos, que nos diéramos cuenta de una nueva forma de ver y representar el teatro. Que, con un trabajo exhaustivo, de dedicación plena y absoluta, investigaran con los lenguajes teatrales, la pantomina, las músicas, lo pictórico, el texto también ¿por qué no?, la expresividad corporal, lo minimalista, lo simbólico, el humor, la implicación profunda y personal de cada uno de los actores que formaban esta histórica troupe.

ver más

Vemos La Llamada y luego hacemos…

Alberto Morate

la-llamada

Para alguien tan neófito como yo en brújulas, estas son simples agujas que tiemblan en la esfera. Las estrellas son lucecitas a las que, de vez en cuando, se le piden deseos secretos. Los campamentos de verano son excusas para estar con los amigos. El concepto de Dios se nos escapa del entendimiento. Pues con toda esta amalgama de premisas, los autores de La Llamada, Javier Ambrossi y Javier Calvo, consiguen montar un espectáculo músico-teatral, ágil, divertido, no exento de ternura, de adolescencia con ideales, de fe sin consistencia, de frágil amistad que se va consolidando, de recuerdos que no se han vivivido suficientemente, de amores ocultos, de necesidad de vivir por encima de todo. ver más

Pequeños dramas sobre arena azul, una fábula diferente.

Alberto Morate

Uno entra al “Espacio off” del Teatro Lara como si lo hiciera al salón de una vieja y coqueta casa, sobria pero con gusto, con los elementos imprescindibles y, al mismo tiempo, necesarios. Un personaje se aburre sin mostrar curiosidad más allá de ese ventanal grande que es la cuarta pared. De vez en cuando come, de vez en cuando juega. Nunca ha visto la luna. Todavía es virgen. Es inocente y burgués. Pero esto lo sabremos más adelante. Pronto aparecerá la que, creemos es su compañera, comparten piso, comparten afabilidad. Y un tercer personaje, el más entrañable e ingenuo, el que es capaz de darlo todo por nada, e incondicional, forman un trío bien avenido, con sus diferencias, con sus temores, con sus emociones y sus hastíos, con sus costumbres y sus anhelos y esperanzas.

pequeños-dramas

ver más