VIP, un juego de niños

Alberto Morate

VIP un cuento de niños

Érase una vez una compañía de teatro que hizo de las suyas allá por los años ni se sabe, y saber la fecha exacta es lo de menos en este momento, pero que se caracterizó por sus mordaces críticas, por ironizar y satirizar personajes, estamentos e instituciones que parecían intocables. Como ahora. Esta compañía, que ya se atrevía a ponerse como nombre Els Joglars, en vez del “cristiano” Los Juglares, hurgaba en las heridas abiertas de tiempos inmovilistas, incluso cuando el gran jefe ya había muerto. Y quisieron hacérselo pagar, y lo que consiguieron fue que se empezara a hablar de ellos, que nos diéramos cuenta de una nueva forma de ver y representar el teatro. Que, con un trabajo exhaustivo, de dedicación plena y absoluta, investigaran con los lenguajes teatrales, la pantomina, las músicas, lo pictórico, el texto también ¿por qué no?, la expresividad corporal, lo minimalista, lo simbólico, el humor, la implicación profunda y personal de cada uno de los actores que formaban esta histórica troupe.

ver más

Vemos La Llamada y luego hacemos…

Alberto Morate

la-llamada

Para alguien tan neófito como yo en brújulas, estas son simples agujas que tiemblan en la esfera. Las estrellas son lucecitas a las que, de vez en cuando, se le piden deseos secretos. Los campamentos de verano son excusas para estar con los amigos. El concepto de Dios se nos escapa del entendimiento. Pues con toda esta amalgama de premisas, los autores de La Llamada, Javier Ambrossi y Javier Calvo, consiguen montar un espectáculo músico-teatral, ágil, divertido, no exento de ternura, de adolescencia con ideales, de fe sin consistencia, de frágil amistad que se va consolidando, de recuerdos que no se han vivivido suficientemente, de amores ocultos, de necesidad de vivir por encima de todo. ver más

Pequeños dramas sobre arena azul, una fábula diferente.

Alberto Morate

Uno entra al “Espacio off” del Teatro Lara como si lo hiciera al salón de una vieja y coqueta casa, sobria pero con gusto, con los elementos imprescindibles y, al mismo tiempo, necesarios. Un personaje se aburre sin mostrar curiosidad más allá de ese ventanal grande que es la cuarta pared. De vez en cuando come, de vez en cuando juega. Nunca ha visto la luna. Todavía es virgen. Es inocente y burgués. Pero esto lo sabremos más adelante. Pronto aparecerá la que, creemos es su compañera, comparten piso, comparten afabilidad. Y un tercer personaje, el más entrañable e ingenuo, el que es capaz de darlo todo por nada, e incondicional, forman un trío bien avenido, con sus diferencias, con sus temores, con sus emociones y sus hastíos, con sus costumbres y sus anhelos y esperanzas.

pequeños-dramas

ver más

Quien tiene un dragón tiene un tesoro. Cómo entrenar a tu dragón 2

Olalla Rivas

Pocas veces se puede decir que la secuela de una película supere a su predecesora pero la de Cómo entrenar a tu dragón lo consigue con éxito.


Cómo entrenar a tu dragón 2

Lejos de alargar una historia que ya tenía fin, Dean DeBlois hace avanzar la trama de manera natural y coherente y continúa la caracterización de los personajes principales creando una de las mejores películas de animación de DreamWorks, y una de las mejores películas de animación de los últimos años también. ver más

De las Ficciones, donde todo es real

Alberto Morate

FICCIONES

“En este mundo traidor/nada es verdad ni mentira/todo es según el color/del cristal con que se mira”.

Ramón de Campoamor ya en 1887, terminaba con esta cuarteta un poema en el que se planteaba ¿qué era preciso tener en la existencia? Y concluía que felicidad suprema no hay ninguna. De lo que se sucede, si le hacemos caso, que tenemos que volver a empezar constantemente en la búsqueda de algo, porque cuando lo hayamos encontrado, nos pondremos a buscar otra cosa que intente satisfacernos. Y así cada acción es un bucle, cada bucle una espiral, y la espiral nos lleva hacia una forma concéntrica de la que no podremos salir si no es a través de nuestras realidades y mentiras, de nuestras creaciones y nuestras experiencias.

ver más

Mi Lorca, nuestro Lorca

Alberto Morate

Se presentó el miércoles 18 de junio en la Sala Tarambana, el mismo día que jugaba la famosa selección de fútbol española en el Mundial de Brasil, un nuevo espectáculo de la compañía Compañeros del Alma, con el sugerente título de Mi Lorca. Compañeros del Alma comenzó su andadura en el año 2.010 con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Hernández, insigne poeta de Orihuela, al que se le dedicaron cientos de homenajes, pero que esta compañía vio con una mirada especial, de atrás para adelante, con recitadores y músicos dando la palabra a los versos del poeta pastor.

mi-lorca

ver más

¡Qué gusto el de Mierda de artista!

Alberto Morate

Dicen que para gustos no hay nada escrito y, sin embargo, constantemente se escribe sobre los gustos de unos y otros. Sobre lo que unos aprecian más o tienen mayores preferencias. Se escribe sobre arte, sobre gastronomía, sobre arquitectura, sobre moda, sobre cine, sobre teatro, sobre colores,…y nunca nadie consigue ponerse de acuerdo. Pero, hete aquí que Ferrán González y Joan Miguel Pérez escriben sobre algo que parecen que no debería gustar a nadie, sobre lo que todos sí estamos de acuerdo en que no nos gusta: la mierda. Bueno, no exactamente. Escriben sobre Piero Manzoni, que enlató su propia caca y la vendió a precio de oro. Y lo hacen muy bien. Los autores, me refiero. (No sé si Piero Manzoni lo hizo bien o mal, el caso es que consiguió exponer esos botes y hasta los compraron).

mierda-2 (1)

ver más

Las Dos Bandoleras, hoy en día

Alberto Morate

Nuestros clásicos no están dormidos. Descansan, autores y personajes, esperando que alguien venga a buscarlos. Desde hace más de 300 años, alguna persona que denominamos teatrera llamaba a su puerta, les invitaba a desempolvarse los trajes y les pedía que nos contara los versos tan bien escritos, los enredos, las burlas, los equívocos,… y ellos hablaban de amor, honor, gobierno, celos,… y se les volvía a enviar a un cajón hasta el próximo director de escena que se acordaba de ellos…

personajes

ver más

El Nombre, siempre es importante

Alberto Morate

En la vida cotidiana hay ciertas cosas, estamentos, figuras inamovibles que se respetan hasta que se descubre que hacen aguas. Una de esas instituciones sagradas es la familia. Desde ella se protege, se perdona, se bromea, se consiente, se aguanta, se silencia,…pero también, de vez en vez, se dicen las verdades a la cara, y de broma o sin querer, salen los trapos sucios a relucir y nada vuelve a ser como antes, hasta que todo se cubre con el velo del tiempo y las aguas vuelven a su cauce.

el-nombre

ver más