Suceso en el Congreso, sin llegar a acuerdos

Alberto Morate

Menos mal que, de vez en cuando, hay que tomarse la política en clave de humor. Porque si no, habría que echarse las manos a la cabeza. Y mientras uno se ríe también se pueden hacer ironías y soltar unas cuantas puyitas hacia la situación política.

Cuatro representantes de sendos partidos políticos en el Congreso tienen que dirimir quién será el próximo presidente de gobierno. Para eso tendrán que pactar, intentar sobornarse, utilizar las armas de la dialéctica, pero también de la extorsión o las promesas. Pero no se preocupen, no van a asistir a una sesión plenaria. Cuando nosotros llegamos al encuentro ya han sucedido una serie de hechos que convertirán la función en una comedia de intriga, de humor, de enredo, de locura, de disparate, de ingenio, de realidad, policíaca, psicológica, humana y llena de sorpresas.


ver más