666, sí, sí, sí, Yllana, Yllana, Yllana

Alberto Morate

Yllana, Yllana, Yllana. Podríamos pronunciar su nombre 666 veces, o seis mil seiscientas sesenta y seis, y siempre lo haríamos con una sonrisa en los labios (¿en dónde si no?), con una carcajada en la garganta, con una mueca en el rictus, con un sonido en cualquier sitio.

Yllana, Yllana, Yllana son el poder del teatro cómico gestual irreverente y mal encarado con las normas convencionales. Les gusta sacar partido a lo entero. Llegar al límite del centro, bordear los precipicios por debajo. Es decir, por los bajos fondos, por lo inesperado, por lo tabú, por lo truculento de lo apacible, por la casquería de lo humano.

Sí, sí, sí, seis, seis, seis, siendo cuatro. El número del diablo, del maligno, del pobre pecador que se queda sin adeptos cuando transgrede su espacio. En esta ocasión, Yllana, Yllana, Yllana, se meten en el pellejo de cuatro condenados. Y como ya no tienen nada que perder, arman la de “dios es cristo” sin invocarlo. Son capaces de hacer salir huyendo al mismo Pedro Botero del infierno, al carcelero más musculado de la prisión del condado, al asesino a sueldo que los anda buscando.
ver más

Fuenteovejuna, un texto que sigue vivo

Alberto Morate

Da igual la cantidad de veces que hayamos visto Fuenteovejuna del gran Lope de Vega. Da lo mismo porque siempre le haremos una lectura distinta. Pero siempre nos entrará por los sentidos. Y por el aspecto social y reivindicativo. Y por su verso. Y por su ritmo. Y por sus historias de solidaridad, desmanes, abuso, la fuerza de las mujeres, el poder despótico e inquisitivo, la fuerza de la unión, el miedo, el peligro, el arrojo, el amor… todo esto tiene este texto que no pasa de actualidad, que está vivo.

Vivo como el pueblo que calla y soporta hasta lo indecible, hasta que no puede más, hasta que ya dan lo mismo las consecuencias que puedan tener, porque hay que hacer justicia y dejar de estar oprimidos.
ver más

El alcalde de Zalamea, con respeto

Alberto Morate

el-alcalde-de-zalamea

Hay muchas cosas que destacar en este Alcalde de Zalamea que nos presenta con rigurosidad, brillantez y emoción la Compañía de Teatro Clásico de la mano de Helena Pimenta en su magnífica y renovada sede del Teatro de la Comedia.

ver más

DE FUERA VENDRÁ… para quedarse

Alberto Morate

de fuera vendrá

Acercarse a los clásicos, tenerlos presente, tratarlos de tú a tú, (o de vos a vos, llegado el caso), aproximarse a sus valores, comprender sus inquietudes, rescatar su vocabulario, disfrutar su musicalidad y su verso, rememorar su historia, conocer las características de su época,… y todo hacerlo con varios fines: entretenimiento, conocimiento, diversión, posibilidades escénicas, descubrimiento,…

ver más

Enrique VIII y la cisma de Inglaterra, poder pasional

Alberto Morate

Esta es una historia de intereses y pasiones. El rey ya tiene el poder político, necesita el poder emocional, el sexo, demostrar que aquí se hace lo que yo digo. La reina busca estabilidad. No quiere a este rey, quería a su hermano. Le aguanta porque estar en lo más alto siempre favorece. El cardenal Volseo busca acercarse a Roma y manejar los hilos. Ana Bolena es capaz de engañar, seducir, dejarse incluso manipular para obtener su objetivo. El bufón Pasquín bajo la apariencia de loco se permite criticar sin salir perjudicado. Solo el padre de Ana Bolena, Tomás Boleno, vive bajo el yugo del honor y hacer bien su cometido, así como Carlos, el embajador francés, que ve cómo se diluyen sus esperanzas de amor. La infanta María hará lo que le digan.

enrique-VIII ver más