La dama duende

Alberto Morate

El verso suave. El verso no estridente. El verso como lenguaje y como expresión diferente. Calderón de la Barca y La dama duende. 1629 – 2017. El autor barroco se mantiene. Gracias a la inefable labor de Helena Pimenta y la CNTC.

Álvaro Tato (Ron Lalá) hace una versión respetuosa y romántica de este texto que si no lo engrandece lo favorece. Algo de tenebrismo, magia, fantasmas que desaparecen, amores ocultos, celos, una visión diferente. Y la directora con sutileza creciente, lo dirige, lo mueve, le da lustre y colorete.
ver más

El estreno de El Musical de La Familia Addams llega a Madrid

entradas.com

El 5 de octubre se estrenó el esperado musical de La Familia Addams en el Teatro Calderón de Madrid. La comedia musical aterrizó en la capital con una versión moderna de esta familia tan tenebrosa.

Un montaje recién traído de Broadway y adaptado por Esteve Ferrer, director de obras de gran éxito como “Toc-Toc” y “Te quiero, eres perfecto, ya te cambiaré” ganadora de un Premio Max. Una obra creada desde cero ya que tenían los derechos no sólo del montaje sino también de la función. Además, el espectáculo está producido por Lets Go Company,productora de otros musicales tan conocidos como “DirtyDancing” o “TheHole”.

La Familia Addams es una adaptación para todos los públicos con un humor ácido, inteligentey como no, negro, como el color que caracteriza a esta familia tan atípica. Al guionde la obra, se sumael reparto con más de 50 personas, contando, actores, bailarines y músicos.

La Familia Addams: El musical más terrorífico

Sube el telón y las palmas del público acompañan la mítica sintonía de La Familia Adams, es inevitable seguir el ritmo de estos acordes tan conocidos. A esas palmas se une otra mano más, sí ¡has acertado! Entra en escena “La Cosa” y empieza la función.
ver más

Conviértete en crítico de teatro con #AltavocesParaEntradas

entradas.com

Si tu personaje favorito de Ratatouille era el crítico culinario y tu sueño es llegar a un restaurante sin reserva, que te den la mejor mesa, te hagan la pelota y además te inviten…tienes madera de #AltavocesParaEntradas!

Tras algún intento y la buena acogida que tuvimos por vuestra parte, hemos apostado por oficializar el programa y seguir intercambiando entradas por vuestras opiniones.

Lo único que tenéis que hacer para que os tengamos en cuenta es inscribiros aquí, en #AltavocesParaEntradas. Son solo cuatro datos y no os llevará más de un minuto.

boton-inscribete-altavoces

ver más

El guardaespaldas

Alberto Morate

La voz de Rachel Marron se eleva hasta alcanzar las nubes y el cielo. La voz de Fela Domínguez, limpia, perfecta, de color azul como los ojos de la poesía, verde como una pradera de paz, violeta como un atardecer en melancolía.

Ahí está ella. Divina. Etérea. Pero real como la vida misma. Y con sus temores y las envidias que genera. El amor que provoca: “si no puedo tenerte, si no eres mía, no serás de nadie, tendrás que morir para tu desdicha”.  Esta podría ser la esencia de este espectáculo, junto con el amor que se acabarán profesando El Guardaespaldas y la diva. Todos conocemos la historia, pero se hace nueva, nos encandila. El guardaespaldas siempre vigila.

Pero vemos más. Mucho más. Vemos un espectáculo musical con corte ‘Gran Vía` cien por cien. Gran escenografía, excelentes coreografías, voces hermosas, bailarinas espléndidas, actores completos de movimiento, interdisciplinares, fabulosa compañía.
ver más

Después del ensayo

Alberto Morate

El teatro como medio imprescindible de vida. El teatro más allá del escenario y del espectáculo. Cuando lo que interesa es el proceso más que el resultado. Y se confunde lo que es real con lo imaginado, lo que se prepara con lo que se improvisa. Y se entremezcla la vida personal con la ficción de los personajes.

Ingmar Bergman desgrana su intimidad en unas confesiones personales, que no sabemos si son reales ni nos importa. Lo que queremos es sentir las palabras, sentir las relaciones entre lo que fue, lo que pudo haber sido, lo que se imagina, lo que se muestra. Y Juan José Afonso así lo entiende y escrupulosamente, cuida los detalles de la dirección haciendo humanos y reales a sus personajes.
ver más

Souvenir, olvidar los recuerdos

Alberto Morate

 

En la actualidad está muy en boga hablar del maldito Alzheimer y sus consecuencias. Parece que es un mal que se propaga no sé sabe bien cómo ni por qué. Una lacra que estigmatiza a quien lo padece, pero más a los que están alrededor, que lo sufren como una pesadilla que no se pasa con el tiempo.

Pero en Souvenir, un texto de Pablo Díaz Morilla, nos ponen en la tesitura de todo lo contrario. Es decir, no es menos grave ni terrible que alguien padezca hipermnesia, que lo recuerde absolutamente todo, incluso lo que no ha llegado ni siquiera a poderlo vivir plenamente. Este mal se apodera también de los recuerdos de los otros. Aunque el personaje, Solomon Shereshevsky, que existió realmente, diga que no es un enfermo, que no está enfermo. Sin embargo, padece. Y hace sufrir a los demás, que le quieren porque le ven debatirse entre recordar, querer olvidar, sentir sensaciones tan personales que solo él puede comprenderlas. Y no puede cerrar puertas, e intentar pasar página, porque se abren solo con el poder de la mente.
ver más

PEER GYNT, el gran monarca, un poema dramático

Alberto Morate

Ficción y realidad. Vida y literatura. Teatro y verdad. Fantasía, locura, deseo, ambición, no conformarse con el destino, querer ser más, llegar a más, no darse por vencido.

Jorge Eines aborda con su sentido teatral y experimentado de la escena un texto nada fácil. Un  poema dramático personificado en carne y hueso, tangible, pero también rico en emociones, en visceralidad palpable, en un argumento de sueños. Un texto que ya en otras ocasiones he visto adaptado a público infantil. Porque hay duendes y reyes, princesas, viajes, troles, misterio, aventura. Pero nada más lejos de eso. En Peer Gynt de Henrik Ibsen también hay lujuria, codicia, traiciones, mentiras, desgracias, sexo. Además me es grato comprobar que pueden hacerse referencias a nuestra sociedad, a Marylin Monroe y la desolación del mito, a don Quijote cuando va por los caminos enfrentándose a monstruos y gigantes, a Valle Inclán (cuánto me lo ha recordado) y sus esperpentos, a meigas oscuras, a Peter Pan que no quiere crecer, a los cuentos clásicos escabrosos de tradición oral que no son precisamente para niños.
ver más

A protestar a la Gran Vía, gente

Alberto Morate

Somos gente ingente perdida en el anonimato de la muchedumbre, también llamada vulgarmente, gente. O al menos eso nos quieren hacer creer. Porque, en realidad, somos personas, hombres, mujeres, niños,… ¡sálvese quien pueda!, que en la vorágine de eso que nos quieren hacer creer nos clasifican, nos etiquetan, nos ponen normas, nos ningunean, nos exprimen, nos ponen diezmos, nos abren una cuenta para no tenernos en cuenta, porque, al fin y al cabo, quién hace caso de la gente, si la gente es un absurdo de la mente.

Tiene razón esta gente de la compañía Los Absurdos Teatro cuando dicen que, individualmente, no nos consideramos gente, pero gente somos y en gente te pudrirás.
ver más