Un Chico de Revista

Alberto Morate

El género de la Revista tiene su público. Incondicional, entregado, fiel. Y no es para menos. La gente quiere ver luz, color, bailes, canciones, bellas actrices y cantantes, hombres bien musculados, diversión, olvidarse por un rato de problemas y congojas.

Pero como cualquier espectáculo en directo tiene que reinventarse en cada momento. Para sentirse vivo, para atraer a nuevos espectadores, para darle la dignidad necesaria.ç

Eso ocurre con Un chico de Revista. Sin salirse de la clásica estructura de plumas, lentejuelas, música, actores que interpretan y cantan, la consabida escalera, los guiños al público,… en el libreto de Juan Andrés Araque se busca darle una vuelta de tuerca. Y así, la vedette se convertirá en “él”. Por primera vez, un hombre será el protagonista absoluto de la Revista. Todo bien enlazado con un guion solvente, obvio en muchos momentos, pero que nos da todos los detalles como en un texto teatral convencional. Hay trama. No es simplemente una sucesión de números musicales. Aunque estos se suceden con un ritmo adecuado a lo que se está viendo. Pasamos por diferentes escenarios, situaciones, personajes, y una época donde La revista estaba en pleno auge: los años 60.
ver más

Pluto, a ritmo de `blues´

Alberto Morate

Es una satisfacción poder asistir a esta comedia de Aristófanes con el sabor antiguo de los atenienses y la actualidad más recalcitrante de nuestros días. Con la iconografía de las máscaras del coro y el ritmo de las canciones de ‘blues’ y ‘jazz’, con las largas telas de túnicas y mantos, y las referencias a acontecimientos recientísimos y expresiones coloquiales nuestras de cada día.

PLUTO

ver más

El Eunuco, con un par…

Alberto Morate

El Eunuco Teatro La Latina

Lo primero que he hecho nada más llegar a casa, después de ver El eunuco en el teatro de la Latina, ha sido informarme bien de quién era Terencio, para refrescar la memoria y ser riguroso en los siguientes comentarios. Como profesor de teatro y dramatización, durante más de diez años monté y dirigí obras del teatro griego y latino con mis alumnos de bachillerato para hacer una representación informal en el Teatro Romano de Mérida. Así llevamos allí montajes, siempre adaptados y versionados, basados en textos de Aristófanes, Esquilo, Plauto, Menandro, Eurípides, Sófocles,… aunque nunca escogimos una obra de Terencio. Hoy compruebo que solo escribió seis obras, todas conservadas. Y me alegra que desde el año 160 a.C. sigan teniendo la vigencia, el ritmo, el enredo, la frescura suficientes para poder contemplarlas en el año 2015 d.C. ver más