Cosas de papá y mamá, vuelta al pasado

Alberto Morate

Entrar a ver Cosas de papá y mamá de Alfonso Paso es entrar en el túnel del tiempo. Es viajar al pasado cincuenta y cinco años y aprestarse a contemplar una historia de los años 60 en cuanto a texto, situación, trama,… porque sí es verdad que utilizan nuevas tecnologías para el decorado, con cromas en los que proyectan el ambiente adecuado, pero mantienen el teléfono de rueda, nombrar las pesetas y el hecho de que por quedarse (supuestamente) embarazada la mujer tenga que casarse.

cosas-de-mama-y-papa

No voy a poner en duda la calidad teatral de Alfonso Paso, que en su época tuvo un gran éxito popular, pero también es cierto que de tan prolífico que fue tienen guiones acertadísimos y muy divertidos y otros que, sin perder su impronta, bajan más en cuanto a enredo argumental.

Creo que Cosas de papá y mamá es de estos últimos. Al menos, para representarlo hoy en día. Ya nadie cuestiona que una pareja de jubilados, con más o menos achaques reales o inventados, puedan sentir algo especial entre ellos, que se enamoren o incluso que sientan atracción física. Lo que es menos creíble es que a toda costa tengan la necesidad de casarse porque, entre otras cosas, perderían una de las pensiones.

ver más

Cumpleaños EN EL BAÑO

Alberto Morate

EN-EL-BANO

Hay en las casas dos estancias especialmente curiosas. Una es la cocina, la otra el baño. La primera suele ser el lugar de reunión familiar (para bien y para mal); mientras se están preparados los guisos pertinentes los hijos cuentan a sus madres las desavenencias con sus compañeros de estudios, los éxitos obtenidos por mérito propio o por simple casualidad, también donde surgen las peleas entre cónyuges y parejas o, por el contrario, las reconciliaciones que culminarán en otro lugar; también los reproches, los silencios espesos y culpables, las ganas de matar con un cuchillo en la mano, el atractivo de la harina como elemento erótico festivo. ver más