MAMMA MÍA!

Alberto Morate

¡Mamma Mía, qué espectáculo! ¡Qué despliegue de medios! ¡Qué buenas sensaciones! ¡Qué colorido! ¡Qué buen montaje!

¡Mamma Mía! no defrauda. Mantiene el ritmo, la alegría, la calidad, la creatividad.

Te dejas atrapar por las canciones, pero es que también estamos viendo teatro. Estás viendo teatro y las canciones no desentonan ni de la historia ni de la interpretación.

Todo perfectamente encajado. Coreografías, música, voces, movimiento. Las letras traducidas al castellano como si se hubieran escrito en nuestro idioma.
ver más