La dualidad del Rinoceronte

Alberto Morate

Rinoceraonte Teatro

Lo banal llega a mezclarse con lo esencial, lo transcendental con lo rocambolesco, lo existencial con el acomodo. Cuando un rinoceronte, (o dos), invade la ciudad no preocupa tanto de dónde ha venido, cómo ha surgido, qué es lo que pretende, cúales son las causas y cuáles pueden ser los efectos. Lo que lleva a poner en entredicho una amistad sólida y certera se tambalea al discutir si el animal tenía uno o dos cuernos y si su procedencia es africana o asiática. Esto, mezclado con una lógica aplastante de inverosimilitudes, donde se intenta demostrar que, al fin y al cabo, todos somos animales de cuatro patas, lleva posteriormente a aceptar esa realidad de la que no podemos escapar y, por tanto, es mejor adaptarse y acomodarse cuanto antes.

ver más