Sueño de sueño

Alberto Morate

Cuando uno llega a viejo le ocurren muchas más cosas que solamente estar pensando en morirse. Si uno tiene la vitalidad suficiente y, más o menos, el intelecto en su sitio, no se conforma con que lo cuiden. Quiere soñar. Quiere vivir intensamente, como si no se hubieran cumplido años.

Andrés Lima nos pone en escena un mundo geriátrico, sí. Pero también un mundo de ensoñación y, al mismo tiempo, real, tangible, de vindicación de los sentidos.

Cuando don Quijote está en el lecho de muerte se vuelve cuerdo, y los que están cerca de él se preguntan si no hubiera sido mejor que mantuviera su locura. En Sueño, el padre, interpretado por un gran actor como es Chema Adeva, no es que se vuelva loco sino que revive sus emociones, su pasado “bailado”, su juego de dobles matices, relaciones, ensoñaciones, lo que, posiblemente, le hubiera gustado vivir hasta las últimas consecuencias. Y también tiene a su fiel escudero, en este caso La loca, a la que da vida una excelente Laura Galán.
ver más

El Sueño de una Noche de Verano, espíritu de teatro

Alberto Morate

Nada más placentero que dormir y soñar recordando los sueños si son gratos. Nada más gratificante que soñar despierto y que los deseos se hagan realidad. Nada más real que un sueño imposible después de constatar una cruel evidencia. Y así podríamos ir desgranando y jugando con las palabras y los sueños, con las situaciones y los deseos, con personajes fantásticos y con seres humanos de toda condición social.

critica

ver más