Castigo ejemplar, yeah

Alberto Morate

La obra empieza con una intriga. Un misterio. Una invasión ilegal de un espacio privado. Un allanamiento de morada. Un delito contra la propiedad. Y lo que puede parecer del género negro, de argumento policíaco, en realidad es algo tan cotidiano que se nos olvida que también puede resultar asunto de gánsteres y mafiosos.

Sin embargo, estamos vigilados. Estamos controlados, nada queda al azar, todo está bien estructurado. Unos padres que pretenden proteger a su hijo de diez años, cuando los desprotegidos son ellos. Mientras se pretende encubrir los delitos, borrar las pruebas, eliminar las acusaciones de cargo,  todo se volverá en contra de ellos, serán ellos el objeto de un expediente poco claro.
ver más