Flamenco en Las Tablas

Alberto Morate

Rompe el silencio el rasgueo de la guitarra. Canta, gime, llora, grita,… en las manos de Pepón Niño Manuela, Juan José Ramos, y nos empieza a envolver con su ritmo hasta que la voz profunda de Juan Debel nos eriza el cabello y sentimos el duende del flamenco en nosotros mismos.

Aparecen entonces Marisa Adame y Rafael Peral, bailaores, con sus diálogos de brazos y manos, y taconeo incesante, sus expresiones dolientes y su sensualidad acechante.

El tablao tiembla. Las Tablas aguantan el envite tarde tras tarde y noche tras noche. El FLAMENCO, así con mayúsculas, se hace fuerte, presente, vivo, emocionante.
ver más