Iberian Gangsters, las verdades del barquero

Alberto Morate

Lo cierto es que el dicho “cantarle las verdades del barquero” viene aquí como pintiparado. Bueno, en realidad, no sé si es cantárselas o decírselas, pero, en cualquier caso, en Iberian Gangsters las dicen y las cantan. Y muy bien, de hecho.

Julio Salvatierra es el autor del texto, donde de forma concisa y resumiendo, nos pone en la trayectoria de un político que, si se vuelve corrupto, es por mor de las circunstancias que tuvo que experimentar en sus propias carnes durante cuarenta años.

La realidad como la vida misma actual. No es para menos. ¡Cómo si no, va ese señor político a mantenerse en diversos cargos, ofreciendo todo lo que está  en su mano, a la sociedad, qué ingrata, que no ve con buenos ojos que cambie de partido y de ideas, que se quede unos pellizcos de los tributos que todos pagamos, y que, encima, se sienta amenazado por la incomprensión inusitada de sus actos! ¡Hasta ahí podíamos llegar! ¡Desde luego…!

Álvaro Lavín dirige con sabiduría, ritmo y acierto a la compañía Meridional Producciones, de manera ágil y divertida, sin conceder un ápice de benevolencia, porque está toda la ironía, toda la crítica, toda la denuncia de lo que está ocurriendo.

Pero nos lo presentan de la única manera que no resulte sangrante, cantando y dialogando, no es un panfleto, es una comedia donde, realmente, se cantan las verdades del barquero.

Porque el teatro tiene que ser eso. El reflejo de lo que sucede en la sociedad, aunque se diga riendo, o cantando, que el arte y la cultura no están reñidas con lo verdadero.

Todo el elenco se muestra altamente activo, con unas voces estupendas, con un juego corporal acorde a las situaciones y a los momentos.

Clara Alvarado, Miguel Ángel Gamero, Chani Martín, Eva Martín, Xavi Melero e Iván Villanueva, coordinan sus cantos, sus miradas, su diversos personajes, ellos sí, al servicio de los agradecidos espectadores que estamos viéndolos. No como esos políticos que solo piensan en ellos y solo en ellos.

Si algunos de esos políticos van a ver la función, posiblemente, aguanten el envite de la crítica escenificada porque están preparados para ello y no saldrán corriendo. Pero se escudarán en la oscuridad de la sala para que no les veamos los colores de sus rostros avergonzados. Aunque quizá ni eso. Y, con una sonrisa displicente, digan a la salida: “Está muy bien traído este montaje”. Y luego en voz más baja: “¿No les habremos dado subvención a estos?”.

Si Goya levantara la cabeza, pintaba los aquelarres y las brujas con traje y corbata en un hemiciclo de infierno.

La vida rota de NINA

Alberto Morate

Llueve. Y cuando llueve siempre trae el agua algo de nostalgia.

En esta ocasión también viene con la lluvia Nina, después de diez años. Aunque eso da lo mismo. Podían haber sido veinte o cinco o dos.

Nina es la vida rota. Y llega a un sitio del que se fue porque estaba más rota todavía. O porque no supo cómo construirla. Es un lugar donde se hacen las cosas por inercia, por costumbre, incluso donde salirse de la rutina es rutinario.

A través de esa vuelta de Nina nos enteramos de la insatisfacción de los personajes que un día formaron parte de la vida de ella.

La vida no es una película. No está llena de frases perennes que sentencian una forma de ser. Porque en muchas ocasiones ni siquiera se es.

No sabemos por qué vuelve Nina. No sabemos a ciencia cierta por qué se fue. Nos pasa como a los personajes, que no pueden (o no quieren) cambiar las cosas, porque, posiblemente todo daría lo mismo. Hay fatalidad, recuerdos que no liberan, intentos, amagos de querer vivir esa vida que, en alguna parte, nos está esperando.

José Ramón Fernández vuelve a poner sobre el escenario un texto potente y sutil al mismo tiempo. Cargado de poética y realidad prosaica. De soledades y encuentros. Donde se espera algo sin olvidar que habrá nada.

Diego Bagnera en la dirección no necesita especificar acciones. Se centra en el trabajo intenso e inmenso de los personajes, de los actores. Los dota de sensibilidad y la frialdad suficiente para asumir tanto dolor interno.

Y los actores responden a la perfección. Muriel Sánchez muestra esa fragilidad de la mujer que necesita que la abracen, pero que será capaz de aguantar durante horas sola en la playa bajo la lluvia. Para tomar una decisión y volver a marcharse. Ha comprobado que todo sigue como antes aunque ya nada es igual. Y José Bustos, muestra ese laconismo de la inacción, de asumirlas cosas como vengan dadas, y cuya presencia de Nina hará tambalearse sus principios, pero sabiendo que no es una película con final feliz. Y Jesús Hierónides, muestra su amargura contenida, su resquemor, dentro de un hieratismo premeditado. Si hay tormenta, ya escampará.

Magnífico trabajo de texto, dirección, interpretación. La vida desasida.

NIGHT, mujeres malditas

Alberto Morate

Tres colores predominan en el escenario: blanco, negro y rojo.

Está claro que el rojo es la sangre, es la pasión, puede ser el sufrimiento, el fuego, el erotismo, la atracción, la fuerza, el vigor. El blanco es la pureza, la paz de la lectura, el color de las hojas de los libros que nos rodean, que se abren a un mundo de imaginación y sentimientos, que nos alivia de la soledad y del tedio, es la libertad, la sinceridad, la virginidad, el optimismo. Y el color negro es la noche, el misterio, la elegancia, la sensualidad, en algún caso también la muerte, es cierto, la nostalgia, puede ser el mal, la negatividad.

En Night, los tres colores se mezclan, se fusionan, se complementan. Y se respira en el escenario un ambiente de romanticismo tenebroso, de movimientos lentos, de golpes de corazón.

En Night nos vienen a contar la necesidad del poder de la palabra a través de las historias que se encuentran en los libros. Árboles que dan hojas escritas, alcorques regados con títulos, la cama con el abrigo de la lectura. Y ahí nace la leyenda de los poetas malditos, de la vindicación de la mujer por ser algo más que un objeto, de la creatividad de la imaginación y de los símbolos que nos emocionan.

Una música penetrante y viva nos traslada hasta las noches en las que Sherezade le contaba cuentos al gran sultán. Y las mujeres malditas, las ninfas, las geishas, las gracias, las sirenas, las ondinas, náyades,… todas, bailan y se mueven cadenciosamente y con una gran armonía. A golpe de corazón, de pulso de la sangre. Y despiertan y sueñan. Aunque nunca hay sensación de peligro. Al contrario, hay sensualidad, deseo, provocación, libertad, locura.

El espectáculo se mueve con ese vaivén de olas del mar, con el lenguaje del viento que mueve las ramas de los árboles y los brazos de las bailarinas, con el ritmo suave de una pasión contenida.

Myriam Soler y Cristiane Azem han inoculado el veneno de la expresión corporal en su cuerpo de baile. Y han coreografiado con gestos las palabras y los versos, los han hecho realidad a través del movimiento.

Teatro, literatura e historia; belleza, elegancia y sentimientos; música, poesía y danza. Eso es este espectáculo. Ni más ni menos.

“Las nueve y cuarenta y tres”, hora de pasarlo bien

Alberto Morate

Nunca me han gustado los números redondos, ni las horas en punto, ni los númerus clausus. Por eso, ya el atrayente título de Las nueve cuarenta y tres me parecía sugerente.

En alguna ocasión he dicho en este mismo medio que, si no conozco la obra previamente, me gusta enfrentarme a las obras sin saber con qué voy a encontrarme, porque me apasiona que me sorprendan.

Eso me ha sucedido con este teatro musical donde los actores interpretan a la perfección, con una gran vis cómica, como se decía antes, pero también cantan de maravilla e incluso hacen sus pequeñas coreografías salerosísimas y pizpiretas.

Andrés Alemán, el autor y, a la sazón, también director de este montaje, pergeña una hilarante comedia entre intriga, misterio, musical, enredo, inocencia, hilvanando una disparatada historia de intereses personales, codicia, erotismo, confusiones, sospechas, y dotándola de ritmo, buenas voces, musicalidad, divertimento, sorpresas. A ello contribuyen unas canciones dialogadas y resolutivas de Manuel Soler Tenorio.

Los actores están que se salen, en estado de gracia humorística y cercanos a la complicidad entre ellos y a los propios espectadores. Todo el elenco vive y se desvive con sus personajes. Todos con unas voces extraordinarias y bien afinadas.

Natxo Núñez, el señor Jiménez, a modo de un Paco Martínez Soria inocentón y buena persona. María Cobos, la chacha española en territorio ruso, con el gracejo que se le presupone a las españolas que hacen valer sus intereses pero sin acritud ni malas intenciones.

Las dos hermanas rusas, opuestas y divergentes, Aránzazu Zárate, una sobriedad y maneras frías que agudizan su humor, así como Gemma García Maciá, desmadrada, sensual, desesperada.

Y el mayordomo, que no podía faltar en una historia de intriga y apariciones, Joselu López, metódico pero enormemente sensible y lleno de emociones.

La historia hace referencia  a una España de tiempos pasados, pobre y sin alicientes. Poco culta y con hambre, pero que no pierde el orgullo ni el carácter.

Una Rusia de decaimiento zarista, donde hacen falta rublos y se mantienen las propiedades. Referencias también a los ladrones actuales de camisa blanca y corbata, a la homosexualidad, a las creencias sobrenaturales, a la inmigración, al poder adquisitivo y a lo que usted quiera leer entre líneas.

Porque lo mejor de todo es que es una comedia divertida, que no da tregua a la risa, que se ve con amabilidad y disfrute, que está muy bien construida y que pasas un rato muy agradable.

A las nueve, aunque a Las nueve y cuarenta y tres ya estamos totalmente entregados y no queremos que se acabe.

Pareja que se “Comprende”

Alberto Morate

Cada vez tengo más claro que somos individualizaciones con necesidad de compañía.

Es cierto que tenemos arraigada en esta sociedad la búsqueda y el encuentro de una pareja y  después vienen las dificultades que conlleva la convivencia.

Pero también las satisfacciones. Los buenos momentos, lo realmente compartido, lo común. Mas nunca, nunca, dejamos de ser personas independientes donde cada uno piensa y reacciona de una manera. Donde uno siente de una forma y el otro se emociona por otras cosas. Ahí radica la paciencia, el saberse llevar, el conocerse y el sorprenderse, el comprenderse e intentar entender al otro.
ver más

De Caperucita a Loba en solo seis tíos, del drama al humor

Alberto Morate

Marta González de Vega comienza directa y sin tapujos. Y lo deja bien clarito: hay que tomarse las cosas con humor. Porque no te llevas tantos berrinches, porque al final va a dar lo mismo, porque todo se ve desde otra perspectiva, porque un tío no merece la pena. ¿O sí?

La escritora y actriz hace un auténtico estudio (divertido) de las relaciones interpersonales entre hombres y mujeres. Para ello se apoya en las siempre científicas sentencias del gran Eduardo Punset, que corroborará cada una de las teorías del trabajo de campo realizado por la protagonista.

Ya desde el principio interactúa con el público y quiere enterarse de con cuánta frecuencia hacen el amor los espectadores. Sabiendo que mentirán descabelladamente. Pero Marta no se amilana, y pasará a relatar cuáles son las diferentes posibilidades de encontrarse en una relación de pareja. Y de convertirse en una ingenua y sencilla Caperucita querrá pasar a ser una Loba  que no está dispuesta a sufrir los envites del amor ni sus desatinos y sufrimientos.
ver más

No hay mejor defensa que un buen tinte

Alberto Morate

Volvemos a la peluquería “Corta Cabezas”, con el riesgo de que vuelvan a secuestrarnos, pero a base de risas y despropósitos. En esta ocasión, el pulcro Fernando, interpretado por Mario Alberto Díez, ya es el dueño del establecimiento y, contra todo pronóstico, admite que su negocio se vea acrecentado y próspero por el empeño de sus dos nuevos empleados. Martha y Gustavo, los actores Carmen Navarro y Fran Arráez respectivamente, consiguen que acudan a cortarse el pelo, teñirse, hacerse rizos, o las mil y una posibilidades peludas del cuero cabelludo, desde el mindundi mayor de reino, hasta la mismísima Salma Hayek. Sin embargo, su empleada y socia guarda un secreto, un misterio que hará que sus dos hijos gemelos, después de varios años, quieran sacarle todo el dinero que atesora, no sabemos exactamente por qué. Pero la doble o triple personalidad de Gustavo se convertirá en el peor enemigo de estos ingenuos vástagos. Y de ir a extorsionar a su desvalida madre, acabaremos asistiendo a una comedia de locura y excentricidades, un poco gore sin recrearse en ello, con un algo de teatro policiaco y del absurdo, y un mucho de comedia de enredo.


ver más

Esencia, poesía bailada del amor “Cortés”

Alberto Morate

Esencia es aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas. Es lo más importante y característico de algo. La Esencia de Joaquín Cortés es su arte. Es su baile, su música, su sentido del espectáculo.

Es su expresividad aérea y terrenal que retumba y hace acompasar los latidos del corazón. Es la música flamenca de guitarras y cajones peruanos, fusionados a la perfección con violonchelos, violines, trompetas, pianos, baterías, contrabajos, tambores y panderos. Y las palmas y los brazos de las bailaoras y las voces desgarradas de los cantaores.

Esencia es el rasgueo de la guitarra que produce el sonido del mar. “Corazón malherido por cinco espadas” que saca la esencia de todo su sonido con toda la fuerza.
ver más

Sueño de sueño

Alberto Morate

Cuando uno llega a viejo le ocurren muchas más cosas que solamente estar pensando en morirse. Si uno tiene la vitalidad suficiente y, más o menos, el intelecto en su sitio, no se conforma con que lo cuiden. Quiere soñar. Quiere vivir intensamente, como si no se hubieran cumplido años.

Andrés Lima nos pone en escena un mundo geriátrico, sí. Pero también un mundo de ensoñación y, al mismo tiempo, real, tangible, de vindicación de los sentidos.

Cuando don Quijote está en el lecho de muerte se vuelve cuerdo, y los que están cerca de él se preguntan si no hubiera sido mejor que mantuviera su locura. En Sueño, el padre, interpretado por un gran actor como es Chema Adeva, no es que se vuelva loco sino que revive sus emociones, su pasado “bailado”, su juego de dobles matices, relaciones, ensoñaciones, lo que, posiblemente, le hubiera gustado vivir hasta las últimas consecuencias. Y también tiene a su fiel escudero, en este caso La loca, a la que da vida una excelente Laura Galán.
ver más

Refugio, de palabras y silencios

Alberto Morate

Por la boca muere el pez. Por la palabra y los gritos, lo que se dice y lo que se calla, lo que se habla y no se entiende, lo que aparenta y lo que se siente.

Esclavos de las opiniones que se vierten, de lo que se dice y no se hace, de lo que se desdice y se rectifica, de lo que nunca tenía que haberse pronunciado.

Miguel del Arco toca con Refugio algunos temas que se entrelazan, que llevan de una cosa a otra, a mostrarnos una democracia interesada y no real, a una familia desestructurada pero aparentemente arraigada en lo social, de una conciencia que remuerde.


ver más