Uz, el pueblo (de Job)

Alberto Morate

Uz, ¡uff!, aquí hay que andarse con cuidado, porque “en mi pueblo, sin pretensión, tengo mala reputación”, y nada es verdad ni nada mentira, todo depende de con la sangre que se mira.

Todo parece marchar bien este pueblo de Job, ancestral de culto (no de cultura) clásico, hasta que aparece Dios o quien demonios sea y lo trastoca todo porque pide un imposible, algo que ninguna madre, en su buen juicio, haría. Pero en Uz puede ocurrir cualquier cosa inesperada porque no es una obra realista. Aunque los temas que trate sean rabiosamente actuales y de hoy en día.

Pero a partir de ahí, de esa petición irracional y desmedida, se desencadena toda la inconsciencia y el subconsciente de lo políticamente, y socialmente, incorrecto.

Desde el humor se tocan temas escabrosos como la homosexualidad y la transexualidad, la devoción religiosa, las relaciones personales y familiares, el abuso y la manipulación del  clero, los celos, el fanatismo, la ruptura de los convencionalismos.
ver más

Las Meninas escapistas

Alberto Morate

Es necesario. De vez en vez se hace necesario ofrecer montajes y obras de teatro infantiles que se salgan de los grandes títulos conocidos de cuentos clásicos.

Eso es lo que ha hecho La Compañía La Bicicleta, del Teatro San Pol, con Las Meninas. Con la calidad que les caracteriza después de más de treinta años, nos ofrecen una puesta en escena más que solvente, cuidada, ágil, musical, teatral y educativa.
ver más

Tres

Alberto Morate

tres

 

En Tres se va desencadenando, conflicto tras conflicto, una historia de amistad, de objetivos comunes, de envidias, de críticas, de batallas perdidas pero de guerras ganadas, de sentimientos encontrados después de haberlos perdido, de sensibilidades maternales, de recuerdos adolescentes, de frustraciones personales y hasta de celos corporales y profesionales.

ver más

NUESTRAS (ausentes) MUJERES

Alberto Morate

nuestras mujeres

Desde que el mundo es mundo habitado por seres ‘racionales’, han convivido, discutido, amado, intercambiado, sus diferentes idiosincrasias hombres y mujeres. Independientemente de a quien se quiera (hombre-mujer, mujer-mujer, hombre-hombre o tríos o poligamia) ambos sexos (que no género, que el género lo dejamos para las palabras) están condenados a confraternizar o a odiarse, a repelerse o a atraerse, a condescender o a dominar. Rara vez la armonía impera sobre los intereses, y si lo hace, es porque siempre alguno cede, porque también se aprende a comprender los fallos del otro.

ver más

El (no tan) sorprendente MILAGRO EN CASA DE LOS LÓPEZ

Alberto Morate

milagro-en-casa-de-los-lopez

De Miguel Mihura podemos esperar casi cualquier cosa y, sin sorprendernos, nos desconcierta o viceversa. A nadie sorprende que el ínclito autor haya creado una pareja que no salga de su casa en diez años, pero sí desconcierta que estos se lleven a matar con tan buena educación y guardando las formas. No sorprende que don Miguel cree una o varias situaciones de intriga y misterio cargadas de humor, surrealismo y absurdo, pero sí desconcierta que tenga necesidad de darnos explicaciones, más o menos lógicas, buscarle ese punto coherente para justificar un milagro o un enredo o una simple casualidad.

ver más

LA BALSA DE MEDUSA, dramático naufragio

Alberto Morate

la balsa de medusa

¿Incurrimos en contradicción cuando un drama en el que se sufre nos gusta? ¿Es una paradoja que algo desagradable nos emocione y disfrutemos con ello?

La grandeza del teatro es que es posible caer en anacronismos y contrasentidos y que para nuestra mente sea una terapia cognitivo-conductual. Nos recreamos en las grandes tragedias, liberamos nuestros sentimientos con los dramas indefectibles, nos reímos con realidades que, en realidad, en la vida real, darían mucha pena. Nos creemos lo que es mentira, damos por falso lo cotidiano, dudamos de lo que es evidente.

ver más

De las Ficciones, donde todo es real

Alberto Morate

FICCIONES

“En este mundo traidor/nada es verdad ni mentira/todo es según el color/del cristal con que se mira”.

Ramón de Campoamor ya en 1887, terminaba con esta cuarteta un poema en el que se planteaba ¿qué era preciso tener en la existencia? Y concluía que felicidad suprema no hay ninguna. De lo que se sucede, si le hacemos caso, que tenemos que volver a empezar constantemente en la búsqueda de algo, porque cuando lo hayamos encontrado, nos pondremos a buscar otra cosa que intente satisfacernos. Y así cada acción es un bucle, cada bucle una espiral, y la espiral nos lleva hacia una forma concéntrica de la que no podremos salir si no es a través de nuestras realidades y mentiras, de nuestras creaciones y nuestras experiencias.

ver más

El Manual de la Buena Esposa, un aplauso para vosotras.

Alberto Morate

Ibsen escribió “Casa de muñecas” sin tener como objetivo principal que su obra fuera considerada feminista, y sin embargo, critica de manera vehemente las estricta normas matrimoniales del siglo XIX. Ni que decir tiene que esta obra provocó una gran polémica, pues su protagonista Nora, después de constatar que su marido la considera de su propiedad, lo abandona dejándolo en la más estricta de las penurias sentimentales y, más llanamente, con el culo aire.

manual

ver más