PEER GYNT, el gran monarca, un poema dramático

Alberto Morate

Ficción y realidad. Vida y literatura. Teatro y verdad. Fantasía, locura, deseo, ambición, no conformarse con el destino, querer ser más, llegar a más, no darse por vencido.

Jorge Eines aborda con su sentido teatral y experimentado de la escena un texto nada fácil. Un  poema dramático personificado en carne y hueso, tangible, pero también rico en emociones, en visceralidad palpable, en un argumento de sueños. Un texto que ya en otras ocasiones he visto adaptado a público infantil. Porque hay duendes y reyes, princesas, viajes, troles, misterio, aventura. Pero nada más lejos de eso. En Peer Gynt de Henrik Ibsen también hay lujuria, codicia, traiciones, mentiras, desgracias, sexo. Además me es grato comprobar que pueden hacerse referencias a nuestra sociedad, a Marylin Monroe y la desolación del mito, a don Quijote cuando va por los caminos enfrentándose a monstruos y gigantes, a Valle Inclán (cuánto me lo ha recordado) y sus esperpentos, a meigas oscuras, a Peter Pan que no quiere crecer, a los cuentos clásicos escabrosos de tradición oral que no son precisamente para niños.
ver más