A protestar a la Gran Vía, gente

Alberto Morate

Somos gente ingente perdida en el anonimato de la muchedumbre, también llamada vulgarmente, gente. O al menos eso nos quieren hacer creer. Porque, en realidad, somos personas, hombres, mujeres, niños,… ¡sálvese quien pueda!, que en la vorágine de eso que nos quieren hacer creer nos clasifican, nos etiquetan, nos ponen normas, nos ningunean, nos exprimen, nos ponen diezmos, nos abren una cuenta para no tenernos en cuenta, porque, al fin y al cabo, quién hace caso de la gente, si la gente es un absurdo de la mente.

Tiene razón esta gente de la compañía Los Absurdos Teatro cuando dicen que, individualmente, no nos consideramos gente, pero gente somos y en gente te pudrirás.
ver más

OHlalá

Alberto Morate

Cabaret, circo, teatro, música, coreografías, sensualidad, locura, arte, streaptease, riesgo, emoción, dramatismo, comicidad, un algo de erotismo, brillantez, cantante y orquesta en directo, luz, La Luz, la Gran Vía que respira fuera y, de alguna manera, lo siente, se contagia, le tienta a entrar, Ohlalá, qué espectáculo, no hay tregua, parafernalia, desnudos, vestidos, cuerpos que se encajan entre sí y mantienen el equilibrio corporal y mental, saltos, trampolines, sinestesia, la boca que se hace agua y el agua en la bañera, cantando bajo la lluvia seca pero aérea, los clowns bailando al ritmo de cisnes cojos, la fosforescencia de cuerpos desnudos, espectadores convertidos en protagonistas, volteretas y saltos mortales a la luna llena que espera fuera, cada vez más aros en torno a otro espléndido cuerpo, hasta los objetos están vivos, el látigo que restalla, el artista que es la artista, la elegancia flemática del acoplamiento británico, y el mundo girando en patines, boca abajo, en brazos del mejor portor, dejándonos llevar, asombrados, y las buenas canciones que acompañan durante todo el espectáculo.
ver más