Esencia, poesía bailada del amor “Cortés”

Alberto Morate

Esencia es aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas. Es lo más importante y característico de algo. La Esencia de Joaquín Cortés es su arte. Es su baile, su música, su sentido del espectáculo.

Es su expresividad aérea y terrenal que retumba y hace acompasar los latidos del corazón. Es la música flamenca de guitarras y cajones peruanos, fusionados a la perfección con violonchelos, violines, trompetas, pianos, baterías, contrabajos, tambores y panderos. Y las palmas y los brazos de las bailaoras y las voces desgarradas de los cantaores.

Esencia es el rasgueo de la guitarra que produce el sonido del mar. “Corazón malherido por cinco espadas” que saca la esencia de todo su sonido con toda la fuerza.
ver más

Flamenco en Las Tablas

Alberto Morate

Rompe el silencio el rasgueo de la guitarra. Canta, gime, llora, grita,… en las manos de Pepón Niño Manuela, Juan José Ramos, y nos empieza a envolver con su ritmo hasta que la voz profunda de Juan Debel nos eriza el cabello y sentimos el duende del flamenco en nosotros mismos.

Aparecen entonces Marisa Adame y Rafael Peral, bailaores, con sus diálogos de brazos y manos, y taconeo incesante, sus expresiones dolientes y su sensualidad acechante.

El tablao tiembla. Las Tablas aguantan el envite tarde tras tarde y noche tras noche. El FLAMENCO, así con mayúsculas, se hace fuerte, presente, vivo, emocionante.
ver más

Sara Baras, voces y versos

Alberto Morate

Sara Baras ha vuelto dando “Voces”, pero sin hacer aspavientos ni ser estridente. Al contrario, ha salido al escenario y en homenaje a unos cuantos maestros, ha sabido “distinguir las voces de los ecos” y nos ha dado un recital de poesía, de auténticos versos de baile y flamenco.

Sara Baras, con José Serrano, nos ha descrito el fuego, la sangre, la pena negra, los espejos. En Sara Baras hemos leído mariposas, la espuma del océano, el viento.

Los bailaores y músicos de Sara Baras son las voces que cantan y las voces que callan, y nosotros, privilegiados testigos, con nuestros aplausos hemos correspondido poniendo el acento.

Sara Baras es el poema entero. Es el luto, es el misterio, es el aliento. Es el corazón latiendo. Es el amor y el enfrentamiento entre hombre y mujer, es el universo pleno, es flamenco.

Es la guitarra rompiendo “las copas de la madrugada. Es inútil callarla. Es imposible callarla”. Es una letra bailando en un cuerpo bello, es un movimiento sísmico del corazón galopante a través del taconeo.

Son fuegos artificiales estallando en sonido, es una tormenta en el suelo.

Es una gota de agua erosionando el sentimiento. Es un meteorito cayendo. Es bailar en silencio, es el tiempo detenido en un momento.
ver más