Pontencialmente Haydée, el grito

Alberto Morate

“El llanto está a una lágrima del grito”, dice Haydée mientras acuna a su hijo (¿imaginario?), después de haberle amamantado sin ganas. Algo huele mal. Eso la obsesiona. Eso, y que alguien la observa. Alguien real, no es dios, con minúsculas, es alguien que la mira desde el infinito de su pasado. El pasado que nos cuenta y nos grita ella misma. Con potencia, como un aullido de gato que se lamenta porque tiene hambre, y ya se confunde si es un maullido o el llanto de su hijo.

Haydée es una mujer solitaria obcecada con las palabras. Las palabras dicen mucho, no solo por su significado, también por su sonoridad y morfología. Hay palabras que se atragantan y palabras que fluyen. Palabras que se entregan y palabras malditas. Palabras mal dichas en personajes engreídos. La profesora, el marido, el padre, el primo,… las palabras que pronuncian son como gritos al oído de Haydée. Son balidos. Balidos de chivos de plásticos duros y tóxicos que retrotraen a la infancia pero no la alivian. Y ese olor penetrante y fétido, olor a muerto, olor a plástico derretido.
ver más