Ejecución Imparable

Alberto Morate

Dentro de la Muestra de Nuevos Creadores Escénicos que se lleva a cabo en Nave 73, denominada Imparables, con propuestas surgidas desde grupos egresados de la RESAD, la Escuela Municipal de Arte Dramático de Madrid y el estudio Juan Codina, podemos asistir a variados montajes innovadores y arriesgados que nos llevarán a las Antípodas, donde Nada se pierde ni puede perderse, o estaremos asistiendo a una Ejecución para a las 4:48 Desaparecer, por poner algunos ejemplos de los títulos.

Y, efectivamente, es “imparable”

No quieren pararse. Y uno de sus montajes, Ejecución, escrita y dirigida, podríamos decir ejecutada, por Xus de la Cruz, nos abre, o nos cierra, quién sabe, un punto de vista de ojos vacíos.

De ojos sangrantes, de ojos verdes traidores y de muerte, de milagros venidos a menos, de desolación, de eternidad, de culpa, de repetición, de vuelta al pasado, de futuro que no llegará nunca, de desgracia e infantilismo, de penitencia y no salvación, porque estamos abocados a una ejecución en toda regla, perpetrada por el propio padre y la desubicada madre, por la niña que no come que no será tan inocente, por la virgen preñada que habla con dios padre, por la mirada y por el silencio de los espectadores.

Esta función te descoloca, te pone en la picota del garrote vil, y te deja acogotado en la butaca, sin palabras, casi sin respiración por la tuerca que se va apretando, con los ojos bien abiertos, hasta que se salgan de sus órbitas.

Notable trabajo el de Yolanda de la Hoz, Beatriz Dávila, Xavier Artieda y Cristina Subirats, que se desviven en el empeño, porque así como sin querer, ya estaban muertos, en sus personajes, claro, que ellos los reviven con acierto.