Souvenir, olvidar los recuerdos

Alberto Morate

 

En la actualidad está muy en boga hablar del maldito Alzheimer y sus consecuencias. Parece que es un mal que se propaga no sé sabe bien cómo ni por qué. Una lacra que estigmatiza a quien lo padece, pero más a los que están alrededor, que lo sufren como una pesadilla que no se pasa con el tiempo.

Pero en Souvenir, un texto de Pablo Díaz Morilla, nos ponen en la tesitura de todo lo contrario. Es decir, no es menos grave ni terrible que alguien padezca hipermnesia, que lo recuerde absolutamente todo, incluso lo que no ha llegado ni siquiera a poderlo vivir plenamente. Este mal se apodera también de los recuerdos de los otros. Aunque el personaje, Solomon Shereshevsky, que existió realmente, diga que no es un enfermo, que no está enfermo. Sin embargo, padece. Y hace sufrir a los demás, que le quieren porque le ven debatirse entre recordar, querer olvidar, sentir sensaciones tan personales que solo él puede comprenderlas. Y no puede cerrar puertas, e intentar pasar página, porque se abren solo con el poder de la mente.
ver más