Este es un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte

Alberto Morate

Casi con el título se escribe la crónica entera. Y aun así solo es la esencia. La mínima parte de todo lo que nos quiere contar Iñigo Guardamino con este texto escrito a base de pequeñas historias que no se entrelazan ni al final se quedan unidas por un factor común o unos personajes que tengan conexión por avatares del azar o porque el autor quiera.

Es verdad que sí hay en común lo que en su interior conlleva. Partimos de una sugerente escenografía de chaquetas grises colgando de una cuerda. La masa, todos iguales, todos monocromáticos, todos en formación pétrea. Todos secándose al sol que más calienta.

Algunas prendas ya están en el suelo, es el otoño de las vestimentas. Pero dentro ya no hay nada, solo tierra.

Y comienza una historia al mismo tiempo que nace un ser de otra naturaleza. Hay que quererlo, y si no se le quiere, no nos dejará vivir nuestra conciencia. Unas niñas transgreden, se quieren, se pelean, ¿en manos de estas niñas es donde vamos a poner nuestro futuro? ¡Dios no lo quiera! Ellas lo manejan. Más tarde, la boda perfecta. Si no hay documento gráfico, es como si no sucediera, igual que el entierro donde hay que simular la tristeza.

Esto es así, no hay opción a elegir, y se crees que no, Este es un país libre y si no te gusta vete a Corea, allí te lo darán sin tener que pensar si merece la pena.

En ello está la crítica/ironía de Guardamino, que también dirige la escena. Somos libres, hasta cierto punto, al final todos caemos en las mismas agonías, aunque sean distintas certezas.

Y todo ello nos lo presenta con tres magníficos actores, que entran y salen, que salen y entran, que cambian de registros, que lo mismo hacen de madre que se quiere comer la placenta, que de novia que no quiere poses, pero que posa sin tregua, que de viudo que se deja abierta la bragueta.

Sara Moraleda, Natalia Díaz, y Rodrigo Saénz de Heredia. O al revés, para que me entiendan. Raíces profundas de esta puesta en escena, La Caja Negra, teatro en otra propuesta.  Este es un país libre, pero vayan a verla.