Toc Toc, ¡adelante!

Alberto Morate

Vivir con un TOC, Trastorno Obsesivo Compulsivo, no debe ser nada fácil. Ni para quien lo padece ni para quien está cerca del mismo. Sin embargo, Laurent Baffie escribe una comedia hilarante, llena de ritmo, de diálogos ágiles y frescos,… agrupando en una sola sesión y en una única sala a seis individuos que dejados solos, aparentemente, por su psiquiatra, deberán intentar comprenderse y se intentan ayudar de una forma muy peculiar. Tan peculiar como lo son ellos.

La versión española la firma Julián Quintanilla, y la dirige Esteve Ferrer, que también interpreta al personaje obsesionado con el cálculo y los números. Será el alma de ese grupo que se mueve por impulsos repetitivos. El que se le escapan los insultos, la beata que tiene que comprobar cada acción que hace y nunca está segura, la que lo repite todo dos veces, el que no puede pisar ninguna línea y la que tiene aversión a bacterias y bichitos y necesita lavarse constantemente y no admite contacto físico.

Todos inciden en su TOC, TOC complementándose, pero cada uno a lo suyo. Aunque al final, y por unos segundos, conseguirán haber vencido su manía incluso sin darse cuenta. Primarán las relaciones humanas y el deseo de ayudarse unos a otros. Algo habrán conseguido.

Todos los actores asumen con cariño su particular personaje: Esteve Ferrer, Carmen Arévalo, Laura Hernando, Paco Obregón, Óscar Ramos, Ana Trinidad y la ayudante del psiquiatra, Sara Moros, forman un conjunto de acumulación de tics y tocs, que hacen la función graciosísima, sin pausa ni tregua desde el principio. Por algo llevan nueve años repitiendo éxito y consulta y volviendo a divertirnos.

Llamen a la puerta, Toc Toc, pasen y únanse a este delirio.