Entradas.com rebaja todos los eventos y espectáculos con el FanBonus

entradas.com

Os parecerá algo filosófico pero la vida se mide en momentos, planes que haces con la gente que deseas. Nutrirse de historia y literatura en una butaca de un teatro, ver hecho realidad en un cine, el libro que has leído más de 10 veces acompañado de una Coca-Cola y unas buenas palomitas saladas. Soltar todo el estrés y adrenalina acumulado durante la semana en un concierto o festival. Asistir a ese partido de futbol (o del deporte que te llene) y estar codo con codo con gente que es afín a tus gustos…

Desde entradas.com queremos contribuir a que disfrutes de muchos momentos como estos. Queremos premiarte, agradecerte el gusto por las obras de teatro, las películas, los conciertos, los espectáculos… todo, porque tú estás lleno de vida y porque sin gente como vosotros es algo que se perdería, ¿Y qué sería de un mundo sin energía, fuerza y entusiasmo?

Consigue tus entradas para los eventos y espectáculos que tú elijas por menos precio

Rebajas, rebajas y más rebajas ¿A quién no le gustan? Eres un “entradadicto” y lo sabes y como queremos ayudarte a que lo sigas siendo te proponemos lo siguiente:

Puedes ahorrar dinero con cada “compra de vida” que haces. Además como ya tienes tu cuenta de usuario de entradas.com -¿La tienes verdad?- solo tendrás que registrarte en el siguiente formulario de FanBonus de Entradas.com. Y a partir de aquí todo es coser y cantar. Acumularás un porcentaje del valor de la entrada que hayas comprado la vez anterior y podrás canjearlo en nuestro portal de venta de entradas.

¡A sí de fácil y sin trucos de magia negra!

Ya hemos comprobado que comprar los tickets por Internet está lleno de ventajas. Por eso te hemos preparado una lista de 4 situaciones que no tendrás que volver a soportar a partir de ahora y encima con descuentos de tu FanBonus:

Apertura de venta de entradas en taquilla 

¡Hasta luego Lucas! Vale que tengamos que hacer cola para algún evento en el que no tenemos una butaca asignada. ¿Pero tener que hacer largas horas de espera para conseguir también la entrada? Nunca más. Ahora el método es el siguiente:

“Llega a casa, quítate los zapatos y cambia esos pantalones que has llevado puestos durante todo el día y que ya te está dejando marca en la cintura. Coge tu ordenador, móvil o la maceta del cactus de tu hermano, -pero mejor algo que tenga acceso a internet- y compra tus entradas desde el portal”.

 

Consigue la butaca que quieras, la mejor si quieres, sin empujones ni malas caras 

Esto es como las rebajas del Black Friday, seguro que has visto la típica guerra de tira y afloja por una última prenda de ropa o el mítico juego de la silla de niños pequeños en el que todos se tiran a por el último asiento libre cuanto se para la música ¡Basta!

Comprando tus entradas por internet podemos despedirnos de terminar con arañazos, moratones y enfados sin sentido. Sólo tienes que entrar en la página del evento al que quieres asistir, y elegir en la vista panorámica del pabellón el asiento que más te guste. Así de fácil.

Taquilleros que no tienen su mejor día del año 

No, no creas que es algo por lo que tienes que pasar. No tienes porqué aguantar un mal día de nadie y menos cuando estás haciendo por asistir a ese evento o espectáculo que tanto de apetece.

A veces, como cualquier persona del planeta Tierra, los astros se alinean y hacen que alguien tenga un mal día y justo le toca al taquillero… Tiene que ser mucha casualidad, pero a veces pasa.

A sí que deja de tentar a la suerte y echa mano de internet. Afortunadamente todavía los aparatos electrónicos no tienen sentimientos, pero tampoco sabemos decirte hasta cuándo. ¡Corre!

“Quedamos después del trabajo y cogemos las entradas” 

Hasta aquí todo bien, sin problemas. El caos llega, aunque parezca mentira, no cuando consigues reunir a todos tus amigos delante de las taquillas, si no cuando te topas con una nota informativa en el cristal que dice “Horario laboral de 10.00h a 17.00h” que en ese momento en la cabeza de cualquier persona sana en esta situación es de “Vuelve por donde has venido que el taquillero también tiene vida propia”.

¿Has aprendido ya cuál es la solución? ¡Esperamos que sí!