Las Meninas escapistas

Alberto Morate

Es necesario. De vez en vez se hace necesario ofrecer montajes y obras de teatro infantiles que se salgan de los grandes títulos conocidos de cuentos clásicos.

Eso es lo que ha hecho La Compañía La Bicicleta, del Teatro San Pol, con Las Meninas. Con la calidad que les caracteriza después de más de treinta años, nos ofrecen una puesta en escena más que solvente, cuidada, ágil, musical, teatral y educativa.

Con una gran creatividad hacen que los personajes de Las Meninas se salgan del famoso cuadro de Velázquez, y quieran emprender un viaje por el viejo Madrid del Museo del Prado. Pero de él no saldrán y, sin embargo, harán un recorrido por galerías y estancias y podremos ver a Goya, a Picasso, a Dalí, a Botero,… bajo la influencia del gran maestro del barroco.

Bailes, juegos, cuidado vestuario, imágenes animadas, interpretación de enorme calidad, que hacen de esta arriesgada apuesta un loable espectáculo.

Ana Mª Boudeguer, siempre tan sensible a todo lo que es el teatro infantil y juvenil nos lo trae con un cariño desmesurado. Y el elenco le responde como corresponde. Víctor Benedé, Begoña Álvarez, Beatriz Costa y Tary Barceló, pululan sin descanso por el escenario, asombrándose y divirtiéndonos, haciendo de su difícil interpretación algo fácil. Y no es nada sencillo. Que nos cuenten un poco de los personajes, de la historia, del arte, de los grandes pintores. En definitiva, que nos sensibilicen desde pequeños tanto en el teatro como en llamarnos la atención sobre obras que debemos valorar como joyas de nuestra herencia cultural. Un auténtico  acierto.

Un sobresaliente para ellos. Y que no paren.