Navidad en casa de los Cupiello

Alberto Morate

navidad-en-casa-de-los-cu

Navidad es una época de confraternizar. Es un período de familia, encuentros, celebraciones, buenos propósitos, deseos,… Al menos eso es lo que se espera. Pero en navidad puede ocurrir cualquier cosa, porque las circunstancias en las personas no entienden de momentos más o menos benévolos.

Así, nos disponemos a participar de una nochebuena y unas fiestas en casa de una familia como otra cualquiera. Con sus problemas y sus enfrentamientos. Con su particular visión de la vida, con su especial relación entre ellos.

Los Cupiello, familia sacada del ingenio y creatividad de Eduardo De Filippo, nos invitan sin proponérselo, a pasar estas fechas en su compañía. Y ahí se destaparán y podremos asistir a sus miserias y a sus alegrías, a su desenfado y a sus desgraciados acontecimientos.

En Navidad también hay que ejecutar desahucios. También hay penurias económicas. También hay rivalidad entre miembros de la misma familia. También hay amores prohibidos. También hay soledad, también hay intentos de que todo sea favorable y cambien los destinos abocados al sufrimiento.

Pero todo esto nos lo presenta Aitana Galán, la directora, con el desenfado que tiene De Filippo. Con humor, pero sin ocultar la gravedad de los problemas. Y el elenco interpreta la situación  magníficamente. Un grande, una vez más, Fernando Sansegundo, el cabeza de familia que no se entera de nada, o prefiere no hacerlo, soberbio. Rosa Savoini, su mujer en la ficción, arrostrando todo el peso, tapando agujeros, comprendiendo a los hijos, al marido, intentando salvar unas relaciones dificultosas con toda la comprensión de una madre y su buen hacer interpretativo. Y los demás, todos estupendos, Críspulo Cabezas, Gloria Albalate, Mariano Rochman, Daniel Moreno, Huichi Chiu y María Filomena Martignetti. Y nosotros en las estancias de la casa, como unos invitados más, aunque no nos dejen participar de lleno, nos hacen partícipes, cómplices, somos uno de ellos.

En la sala pequeña del Teatro Mª Guerrero, la de La Princesa, nos encontramos como en familia, pasando la Navidad en casa de los Cupiello. Y les tenemos cerquita, casi les tocamos, y les sentimos, y nos solidarizamos con ellos. Y nos divertimos, y sufrimos también con ellos. Cantemos con ellos este villancico de navidad distinto.

navidad-en-casa-de-los-cupiello-wpcf_300x427