El Renacido, #Review de Manu Carbajo

Olalla Rivas

Llega una de las pelis más esperadas del año, con 12 nominaciones a los Oscar. ¿Será El Renacido la peli por la que Leonardo DiCaprio se lleve, por fin, la estatuilla dorada? Manu Carbajo nos deja sus reflexiones acerca de la película, director, intérpretes y posibilidades de ver el sueño de Leo cumplido, en el siguiente vídeo.

La nueva película de Iñárritu que protagoniza Leonardo DiCaprio llegó a los cines españoles el pasado viernes 05 de febrero. Como bien dice nuestro amigo Manu, lo ha “petado” en los Globos de Oro y pretende hacerlo también en los premios Bafta y Oscar. ¿Será por fin esta la película por la que Leo se lleve la preciada estatuilla dorada a su casa?

El Renacido nos sitúa en la América salvaje del siglo XIX (año 1823) en la que el explorador Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) está en plena expedición con la recolecta de pieles junto a su hijo mestizo. En un momento dado, intentando huir de la hostilidad de los indios, Glass resulta gravemente herido por el ataque de un oso y es entonces cuando su equipo decide abandonarle a su suerte y darle por muerto. Y a partir de aquí Glass, con la fuerza de voluntad como su única arma, tendrá que enfrentarse a situaciones tremendamente crudas para poder sobrevivir... en un territorio hostil, un invierno brutal y en plena y constante guerra de tribus de nativos americanos.

Dice Manu que El Renacido es una de las historias más crudas, frías y salvajes que ha visto.

La historia se reduce al puro estilo de supervivencia alimentado por un tremendo deseo de venganza por parte de su protagonista y, no os voy a engañar, la película tiene secuencias que son una auténtica maravilla. Bien es cierto que a veces Iñárritu peca un poco de intenso y se viene muy arriba con la cámara en mano y con sus planos largos/secuencia, pero de verdad que hay partes que son muy crudas y violentas a la vez que tremendamente bellas y preciosas (…) ese choque de sensaciones tan extremo es cuanto menos curioso.

Otra cosa que me ha parecido una auténtica pasada es cómo la película juega con tus cinco sentidos, la vista y el oído los tenemos cubiertos con la pantalla y los altavoces. Pero El Renacido consigue que en determinados momentos digas: joder que mal tiene que oler esto o que asqueroso tiene que estar aquello o qué frío tiene que estar pasando el pobre. Y esto son sensaciones que es muy difícil de llegar plasmar y más con tanta efectividad. Sin embargo, el talón de aquiles de El Renacido es a veces el ritmo y eso es en parte culpa de Iñárritu porque decide recrearse mucho con alguna que otra secuencia.

También es cierto que el arranque de la película es brutal. (…) Pero empezar de una forma tan potente implica mantenerse en el nudo y no es que me haya parecido aburrida pero sí extendida. En plan… bueno ya, ya me ha quedado claro lo que me quieres decir.

En cuanto al reparto, si Leonardo DiCaprio no se lleva este año el Oscar sinceramente que deje de intentarlo, su interpretación es “acojonante”. Todos sabemos que Leonardo DiCaprio es bueno, pero es que aquí el tío de verdad que se luce. Tiene un papel muy crudo y solitario y el tío consigue transmitir todos los sentimientos del personaje únicamente con la interpretación física y gestual sin decir una maldita palabra y la verdad que la película no sería ni la mitad de lo que es si no estuviera él.

Por otro lado, tenemos al genial Tom Hardy (John Fitzgerald en la película) que también está nominado y que además nos vuelve a demostrar lo polifacéticamente bueno que es.

El apartado técnico es una de las cosas que más se luce en esta película y en este caso no sólo debería hablarse que parte técnica sino también de parte artística. Lubezki es uno de mis directores de fotografía favoritos y sin duda la belleza del renacido es en gran parte culpa suya.

Rodar en exteriores es una pasada porque obviamente la luz natural no tiene nada que ver con la artificial pero bien es cierto que Iñárritu se deja llevar más de una vez por la belleza de la foto y mete planos que a nivel narrativo no pintan nada; que sí que son muy bonitos, pero ya. Lo que si son una pasada son los efectos visuales. Es increíble lo perfectamente integrados que están en toda la película y es que de verdad eso no es un trabajo nada nada sencillo.

En conclusión, dice, es una película intensa a la par que cruda cuyo principal atractivo reside en su aspecto visual y en la interpretación de Leonardo DiCaprio. Es una historia de supervivencia y venganza y lo que te va a estremecer de ella no va a ser el guión sino como Iñárritu decide contártela.

¿Y a ti? ¿Qué te ha parecido?